Resurgimiento de Coronavirus en todo Estados Unidos obliga a nuevas medidas en muchos estados. ¿Que pasará en Florida?

Un resurgimiento del coronavirus en todo Estados Unidos está llevando a los estados a adoptar nuevamente restricciones en escuelas y comercios, una situación que podría darse en Florida y Miami pronto.

Los sistemas escolares en Detroit, Indianápolis, Filadelfia y la zona suburbana de Minneapolis están cancelando las clases presenciales, y algunos gobernadores están imponiendo de nuevo restricciones a bares y restaurantes o asumiendo mayor seriedad con respecto al uso de mascarillas debido a un aumento en las muertes, hospitalizaciones y nuevos contagios.

En Chicago, la alcaldesa Lori Lightfoot exhortó a los habitantes a cancelar las reuniones por el Día de Acción de Gracias, limitar todas las reuniones sociales a un máximo de 10 personas, y permanecer en casa salvo por cuestiones esenciales, tales como acudir a trabajar o comprar comestibles, a partir del lunes.

Estados Unidos ha registrado más de 100.000 nuevos casos confirmados cada día desde hace más de una semana y las muertes por día han aumentado más de 40% en las últimas dos semanas, de un promedio de unas 790 a más de 1.100 el miércoles, el nivel más alto en tres meses.

Debido al coronavirus, Estados Unidos acumula 242.000 muertes y más de 10,5 millones de infecciones confirmadas. Expertos en salud afirman que el país tendrá un invierno oscuro debido al desacato en el uso de mascarillas y otras precauciones, la llegada del clima frío y las concurridas reuniones de fin de año.

Los casos nuevos confirmados se han disparado más de 70% en las últimas dos semanas en Estados Unidos, alcanzando un promedio de unos 127.000, la cifra registrada más alta. Y el número de personas con coronavirus actualmente hospitalizadas alcanzó el nivel máximo hasta ahora de más de 65.000.

La crisis se ha profundizado en los hospitales por falta de espacio y personal para atender a nuevos ingresados por coronavirus. En sitios como Dakota del Norte, la situación es tan grave que el gobernador dijo esta semana que los enfermeros que den positivo pero no tengan síntomas pueden continuar trabajando.