Poderoso huracán Iota llega a Centroamérica: impactará Honduras y Nicaragua en pleno desastre causado por tormenta Eta días atrás

La tormenta tropical Eta dejó pueblos enteros bajo el agua en Honduras y Nicaragua.

La tormenta Iota se desarrolla como un gran huracán en el Caribe justo antes de golpear a Centroamérica entre el lunes y el martes, castigando a la misma región que ya fue devastada por el huracán Eta a principios de este mes.

Se espera que Iota se convierta en un gran huracán antes de tocar tierra, y posiblemente alcance categoría 4, con vientos posiblemente por encima de los 200 km/h, advirtió el Centro Nacional de Huracanes.

“Iota pasará cerca o sobre la isla de Providencia esta noche o el lunes, y tocará tierra dentro del área de advertencia de huracán en el noreste de Nicaragua y el este de Honduras el lunes por la noche. Los vientos máximos sostenidos han aumentado a cerca de 100 mph (155 km / h) con rachas más fuertes. Se espera un fortalecimiento rápido durante la próxima 24 horas, y se prevé que Iota sea un huracán de categoría 4, extremadamente peligroso, cuando se acerque a Centroamérica”, dijo el CNH.

Además de sus vientos destructivos, Iota podría dejar hasta 76 centímetros de lluvias en Honduras, el norte de Nicaragua, el este de Guatemala y el sur de Belice hasta el miércoles, dijo el CNH, una noticia no deseada para una región ya azotada por el Eta la semana pasada.

«Las lluvias (de Iota) conduciría a inundaciones repentinas e inundaciones de ríos importantes y potencialmente mortales, junto con deslizamientos de tierra en áreas de terrenos más altos», afirmó el CNH.

Iota es la trigésima tormenta con nombre en el Atlántico este año, la mayor cantidad en una temporada de huracanes en el Atlántico.

Eta cruzó hacia el norte de Nicaragua el 3 de noviembre como un huracán de categoría 4, y azotó ese país y Honduras, Guatemala y Belice durante días con fuertes lluvias. Causó deslizamientos de tierra e inundaciones graves y dejó decenas de personas muertas o desaparecidas.

El alcance total del daño de Eta probablemente no se conocerá por un tiempo. Pero la poderosa tormenta, combinada con la pandemia de coronavirus, puede recordarse como uno de los peores desastres naturales que ha azotado la región.

Más de 3,6 millones de personas en Centroamérica se han visto afectadas por la tormenta en diversos grados, dijo la Cruz Roja a principios de esta semana.