Carta de Despedida: Ya no te quiero

Little-Miss-Sunshine

Por Ana González

Tengo que dejarte, lo siento.

Han sido demasiados años juntos. Tantos que cuesta trabajo traer a la memoria cada uno de los momentos en los que hemos convivido.

Creo que me pasó lo que a tantas otras mujeres, al crecer los hijos y encontrarnos tu y yo solos me doy cuenta que, sin ellos, tenemos poco en común.

Quiero agradecerte todo, has estado conmigo en eventos muy importantes de mi vida: la llegada de los niños, las visitas al pediatra, al hospital en casos de emergencia; me acompañaste en incontables días de escuela, partidos de futbol, recitales de baile, vacaciones, días de fiesta, de sol y de lluvia garantizando siempre nuestro bienestar y seguridad.

Por años fuiste fiel cómplice silencioso, testigo de mi risa, mis quejas, mi llanto, mis rezos. Respetando mi silencio. Dudo que me escucharas…

Presenciamos constantemente la salida del sol al amanecer con sus encantadoras nubes anaranjadas, cálidos atardeceres y noches de luna.

Te moviste a mi ritmo, lento o rápido dependiendo de las circunstancias, siempre disponible, sin importar el día o la hora. Dándome lo mejor de ti. Conformándote con tan poco. Pero ahora no te encuentro atractivo alguno.

Reconozco que aceptaste sin chistar mis gustos principalmente en música y temas de conversación, me guiaste en incontables ocasiones cuando me sentía perdida y asustada. Acompañándome, protegiéndome, haciéndome sentir segura y en control. Requiriendo de mi solo lo indispensable para poder seguir tu trabajo en nuestro beneficio. Desde luego otros me ofrecen eso y más.

Juntos hemos visto crecer a los niños, conociste a sus amigos, escuchaste sus risas, sus quejas, sus llantos. Por años has llevado nuestra carga y la de la familia que nos visita sin queja, siempre tratando de que estemos cómodos, a gusto. Los amigos ya no nos necesitan, demás que ofreces ya no es suficiente para mi.

Como el bienestar familiar es lo tuyo, estoy segura que alguien más te encontrará conveniente y reconocerá tu valor. A pesar de los años mantienes tu atractivo, no será difícil que encuentres otra persona, seguramente con niños o con intenciones de formar una familia.

A mi francamente ya no me gustas, no se como explicarte que fueron mis hijos mayores quienes abrieron mis ojos, poniéndome en la cabeza la idea de que te cambiara, ya no son niños, se han dado cuenta de que necesito algo diferente.

Esta no ha sido una decisión tomada a la ligera llevo más de un año analizando mis opciones, tratando de decidir que será lo mejor para todos. Para mi sobretodo.

Me he dado cuenta que ya no me haces falta, acepto que extrañaré la comodidad a tu lado pero todo tiene un fin y esta relación a llegado a el.

La pequeña de los tres es la que mas sufre con mi decisión, pero en unos años comprenderá que es la adecuada.

Me doy cuenta que otras mujeres en mi situación han hecho lo mismo y se encuentran felices con el cambio. Algunas buscan lujo, aventura, incluso otro status. Yo simplemente quiero algo que no se parezca a ti.

Reconozco que fuiste cordial con mis amigas, para ellas has sido un gran apoyo, por tu versatilidad y tu fuerza, sin embargo coinciden en que debo dejarte

No siento nostalgia. Hemos vivido lo que nos tocaba vivir juntos al máximo. Te fui fiel por muchos años, defendí tus cualidades ante absurdas comparaciones, me encargue de que tuvieras lo que necesitabas y te quise mucho. Sin embargo la vida pasa, los sentimientos cambian y hay que vivir el momento, evolucionar salirse de la zona de confort, innovar. Dejar el pasado atrás.

Me he cuestionado si esta decisión pudiese tener alguna relación con la famosa crisis de la mitad de la vida, tal vez sea que contigo tengo la imagen de una ama de casa aburrida o una madre de familia agobiada. No me mal interpretes, tu haces tu parte claramente la del rollo soy yo no tú.

Llevo en la mente y en el corazón muy gratos recuerdos: viajes, paseos, días de fiesta, madrugadas en vela, largas conversaciones. Fuiste algo muy positivo en mi vida. Te agradezco mucho, solo que ahora busco nuevas experiencias. Algo nuevo, diferente, apropiado a esta nueva etapa de mi vida.

Que me proteja igual o mejor de lo que has hecho tu, que me siga guiando pero por otros rumbos. He pensado mucho, se lo que quiero, se donde encontrarlo.

Sin más te digo adiós, seguirás siendo útil por muchos años más. Estoy segura de que alguien más te querrá.

No entiendo para que te escribo se que esto a ti no te afecta pues a pesar de todo lo vivido nunca has tenido ni corazón, ni sentimientos.

Pienso dejarte mañana mismo, sin mucha ceremonia, ya he hecho los trámites correspondientes, solo queda firmar documentos para que todo quede en orden y no tenga que volver a saber de ti.

No te digo hasta luego sino adiós mi querida minivan. De ahora en adelante manejaré un auto, no más camionetas.

2 thoughts on “Carta de Despedida: Ya no te quiero

  1. Que risa, en un principio me sorprendió estuve a punto de pedir el teléfono del hombre a quién pensé dejabas.

Comments are closed.