Brasil, un líder regional muy demorado en tener una vacuna contra Covid-19

Una protesta en Brasil por la falta de vacunas contra coronavirus.

Brasil, una nación orgullosa de su papel como líder regional en ciencia, tecnología y medicina, se está quedando por detrás de sus vecinos en la carrera global por la inmunización contra una pandemia que se ha cobrado ya la vida de cerca de 200.000 de sus habitantes.

La mayor nación de Latinoamérica, aclamada durante mucho tiempo por sus programas de desarrollo de vacunas, parece estar a al menos tres o cuatro semanas de lanzar cualquier campaña formal de inmunización contra el COVID-19. En cambio, Argentina, Chile, México, Costa Rica y otros países de la región ya han empezado a vacunar a sus ciudadanos.

El gobierno brasileño no ha autorizado ninguna vacuna y ha tropezado en sus intentos de comprar incluso jeringas y agujas para una campaña de inmunización que todavía no tiene no tenía fecha de inicio definitiva.

Mientras, el número de nuevos casos de coronavirus en el país batió otro récord en diciembre, con más de 70.000 contagios el 16 de diciembre.

El foco en el debate sobre las vacunas en Brasil está puesto en el presidente, Jair Bolsonaro, quien se ha mostrado escéptico sobre todas las que se están desarrollando, aunque su gobierno esté negociando para obtenerlas.