Washington declara un toque de queda para detener el caos desatado por violentas protestas que buscan impedir la declaración del triunfo de Joe Biden: una mujer fallecida en disturbios en el Capitolio

Choques entre la policia y manifestantes (Imagen de TV)
Un manifestante se apodero por momentos del despacho de Nancy Pelosi, presidenta de la Camara de Representantes .

El caos se apoderó de Washington este miércoles cuando el Congreso se disponía a confirmar al demócrata Joe Biden como próximo presidente de Estados Unidos, una formalidad que normalmente se cumple sin demasiada trascendencia, pero que este 6 de enero de 2021 quedará escrita en los libros de historia. Miles de seguidores de Donald Trump, lanzando acusaciones de fraude electoral, rodearon el Capitolio y traspasaron los cordones policiales, provocando grandes disturbios y choques dentro del edificio. La sesión tuvo que ser suspendida, y ante el desarrollo de los hechos violentos, la ciudad decretó toque de queda, la Guardia Nacional se desplegó para contener la violencia y el mundo vio una imagen inaudita de Estados Unidos, el país que se enorgullece de ser la primera democracia del mundo.

El vicepresidente, Mike Pence, fue evacuado y los legisladores se refugiaron mientras la policía usaba gas lacrimógeno para dispersar a los manifestantes dentro del edificio, tratando de evitar medidas más duras que desatasen una escalada de violencia. En los enfrantamientos una mujer murió tras un disparo, según la policía. En televisión se podían ver imágenes de agentes de seguridad con sus armas desenfundadas protegiendo las puertas de las salas del pleno y de ciudadanos rompiendo las ventanas para entrar al historico edificio del congreso estadounidense.

Los legisladores se habían reunido para una sesión conjunta extraordinaria en la que habrían de confirmar los resultados del Colegio Electoral.

Aunque algunos republicanos respaldaban la impugnación a la victoria de Biden, que obtuvo 306 votos electorales respecto a los 232 de Trump y que fue confirmada por el Colegio Electoral, el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, trató de disminuir las tensiones y se opuso a ello. Advirtió que la nación “no puede seguir a la deriva con dos tribus separadas” con “hechos separados”.

“Los votantes, las cortes y los estados, todos han hablado”, puntualizó McConnell.

Joe Biden debe asumir el cargo de presidente el 20 de enero.

Sin embargo, Trump prometió que “nunca aceptaría” la derrota. “Nunca nos daremos por vencidos”, reiteró este miércoles.