¿Viene la elección presidencial más problemática de la historia?

En una de las elecciones presidenciales más contenciosas que se recuerde en Estados Unidos, se discute en las cortes hasta detalles de dónde deben colocarse los observadores de los comicios durante el recuento de votos.

Se han presentado cientos de demandas —con la perspectiva de muchas más antes y después de la jornada electoral del 3 de noviembre— a medida que tanto demócratas como republicanos tratan de resolver en las cortes un proceso habitualmente determinado por el sufragio de los ciudadanos.

Las demandas abarcan un amplio espectro, desde si está permitido portar armas cerca de los lugares de votación hasta aspectos más complicados que ya han llegado a la Corte Suprema.

“Es un nivel de litigio sin precedentes”, dijo Sophia Lin Lakin, subdirectora del Proyecto del Derecho al Voto de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). “Parece reinar el deseo de elevar todo lo que se pueda. Posibles malentendidos o simples desacuerdos sobre las reglas terminan en las cortes. Es una sensación muy distinta”.

Se han presentado unas 300 demandas en decenas de estados, y varias decenas están pendientes de resolución antes de la jornada electoral. Muchas tienen que ver con las alteraciones provocadas por la pandemia de coronavirus, que ha provocado más de 227.000 muertes en Estados Unidos y unos 8,8 millones de casos.

Las campañas del presidente Donald Trump y su rival demócrata Joe Biden han reclutado discretamente ejércitos de abogados que se preparan para la posibilidad de una prolongada batalla legal que llegue a la Corte Suprema.

En algunos lugares, los partidos se han concentrado en los observadores, voluntarios que se utilizan desde hace mucho tiempo en las elecciones. Estos vigilan los lugares de votación y toman nota de posibles problemas para impugnar la votación o el recuento. A pocos dias de las elecciones, la gran incógnita sobre que ocurrirá el 3 de noviembre tiene a los dos partidos estadounidenses en una disputa en todos los frentes.