Pobreza causada por la pandemia puede impulsar tráfico de familias, adolescentes y niños que atraviesan una peligrosa jungla en Panamá con el objetivo de llegar a Estados Unidos

Jungla de Darien, en Panamá. Foto. AFP

El número de niños y adolescentes migrantes que cruzan la peligrosa jungla del Darién, en la frontera sur de Panamá con Colombia, con rumbo a Norteamérica, se ha incrementado drásticamente en años recientes y podría verse impulsado por las condiciones de pobreza causadas por la pandemia de coronavirus, indica un informe de UNICEF.

El reporte del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, divulgado el lunes en Panamá, ofrece cifras reveladoras de este flujo en una de las rutas más arriesgadas del mundo, cuyo tránsito continuó pese a las restricciones por el coronavirus.

“Las repercusiones socioeconómicas con la pandemia del COVID-19, unidas a la violencia, el desempleo, el racismo, la xenofobia y los fenómenos climáticos extremos, probablemente aumentarán la pobreza y empujarán a más familias a emigrar al norte en los próximos meses”, advirtió el organismo de Naciones Unidas.

“He visto a mujeres salir de la selva con sus bebés en brazos después de caminar durante más de siete días sin agua, comida o cualquier tipo de protección”, afirmó en el reporte Jean Gough, directora regional para América Latina y el Caribe de UNICEF y quien realizó una visita de dos días a esa zona.

“Estas familias están sobrepasando sus propios límites y poniendo sus vidas en peligro, a menudo sin darse cuenta del riesgo que corren”, agregó. Los menores de edad andan generalmente con sus familiares.

En los últimos cuatro años, más de 46.500 migrantes han cruzado la selva del Darién, de los cuales 6.240 fueron niños, niñas y adolescentes, detalla el informe.

Este es un flujo que cobró notoriedad hace una década y en el que toman parte migrantes procedentes de Cuba, Haití y de naciones más lejanas de África y Asia afectadas por la guerra, violencia y pobreza. El objetivo es llegar a Norteamérica, particularmente a Estados Unidos.

Los migrantes no sólo tienen que sortear una jungla con terreno montañoso, llena de insectos y serpientes, sino a bandas dedicadas al tráfico humano y de drogas. Los migrantes que han logrado cruzar esa tupida selva aseguran que sujetos armados abusan de las mujeres y despojan el dinero y otras pertenencias a los caminantes durante el difícil trayecto.

“Los migrantes que quedan atrapados en ella están expuestos a múltiples amenazas, incluida la muerte”, indica UNICEF. “En este contexto, las mujeres, especialmente las embarazadas, al igual que los niños, niñas y adolescentes, son los más vulnerables”.

Dijo que aquellos que emigran a través del “Tapón” del Darién no son sólo hombres solteros en busca de trabajo, sino familias enteras que huyen de la violencia y la pobreza de más de 50 países de todo el mundo, con el sueño de encontrar mejores oportunidades.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *