Un empresario de Miami pidió ayuda por el COVID-19 y se compró un Lamborghini

David Hines, propietario de empresas de mudanzas y otros emprendimientos, recibió $4 millones en préstamos de alivio de COVID-19 del gobierno como ayuda para pagos de salarios y otros gastos, pero una de las primeras cosas para las que utilizó el dinero fue para comprarse un Lamborghini Huracan Evo de súper lujo, informaron autoridades judiciales en Miami.

El automóvil deportivo de fabricación italiana, comprado por Hines por $ 318.497, no estaba en la lista de gastos permitidos bajo el programa de préstamos para Pequeñas y Medianas Empresas destinado a proteger a los empleados y cubrir otros costos legítimos como el alquiler durante la pandemia de coronavirus. Hines, quien fue arrestado el viernes, también gastó miles de dólares en joyas y ropa, junto con estadías en hoteles como Fontainebleau y Setai en Miami Beach.

Luego de ser arrestado, Hines quedó detenido durante el fin de semana en el Centro Federal de Detención y recibió una fianza de $100.000 por parte del juez John O’Sullivan, que luego le permitió quedarse en la casa de su madre con un monitor GPS. La lectura de cargos de Hines está programada para el 14 de octubre. Según una denuncia penal, las cuatro empresas de mudanzas de Hines solicitaron siete préstamos a la administracion federal por un total de $ 13.5 millones, diciendo que el dinero se gastaría en al menos 70 empleados con una nómina mensual de $4 millones. El banco aprobó tres de sus solicitudes, por un total de $ 3.984,557.