Terremoto en el Caribe hizo temblar a Key Biscayne y Brickell

ENGLISH VERSION

Key Biscayne y varias zonas del área central de Miami temblaron en la tarde del martes en momentos que un terremoto de 7.7 en la escala Ritcher, con epicentro entre Cuba y Jamaica, sacudió al Caribe.

El sismo estuvo centrado a 86 millas al noroeste de Montego Bay, Jamaica, y 87 millas al oeste-suroeste de Niquero, Cuba, a una profundidad de seis millas.

A las 2.10pm comenzó el temblor, que duró unos pocos segundos, pero se sintió claramente en muchos edificios de Key Biscayne, donde los residentes no entendían que estaba sucediendo mientras se movían sus muebles o las sillas donde estaban sentados.

En el Key Executive Building, donde tiene su sede Islander News y Key Biscayne Portal, el temblor hizo salir a varias personas de sus oficinas para ver que estaba ocurriendo. Tambien muchos edificios del área de Brickell fueron evacuados cuando se inició el sismo. La avenida del centro financiero de Miami estaba inundada de personas que salieron de sus oficinas desconcertadas por el terremoto, un fenómeno poco común en Miami. La policía y estaciones de bomberos no informaron sobre ninguna consecuencia en esa zona de la ciudad. Los temblores se extendieron hacia el norte de Miami, incluso en edificios de la zona de Aventura, dijeron residentes en esa ciudad.

La ciudad de Key Biscayne emitió un comunicado en el que afirmó que sigue la situación relativa a las réplicas en el condado Miami Dade luego de un terremoto al sur de Cuba. “No hay actualmente alertas para Key Biscayne o el condado de Miami Dade. Las autoridades continúan monitoreando la información con responsables locales, estatales y federales”, indicó.

Hasta el momento no hubo reportes de daños o lesiones en los países de la región.

El Centro de Alerta de Tsunami del Servicio Meteorológico estadounidense dijo que olas que alcanzaron a los 3 pies sobre el nivel de la marea eran posibles para algunas áreas de Belice, Cuba, Honduras, México, Islas Caimán y Jamaica.

El terremoto se pudo sentir con fuerza en Santiago, la ciudad cubana más grande de oriente, dijo a la agencia AP Belkis Guerrero, quien trabaja en un centro cultural católico en el centro de Santiago.

“Estábamos todos sentados y sentimos que las sillas se movían”, dijo. “Escuchamos el ruido de todo moviéndose”.

En esa ciudad colonial no se habían reportado daños aparentes, segun medios de prensa locales.