¿Pueden extenderse protestas por demoras y resultados de elecciones presidenciales?

Autoridades de distintos estados y policias locales estan en alerta ante la posibilidad de que el conteo de votos y los resultados de las controvertidas elecciones presidenciales en Estados Unidos generen una ola de protestas en distintos puntos del pais.

La policía arrestó a decenas de personas en Seattle, Minneapolis y Portland, Oregon, este jueves en protestas que demandaban el conteo de todos los votos en las elecciones. Grupos más pequeños que respaldan al presidente Donald Trump reclamaron en varios puntos de contiendas apretadas que el conteo fuese suspendido.

En Seattle, siete personas fueron arrestadas y una persona fue detenida por supuestamente dañar propiedad privada, informó la policía.

Las protestas se produjeron mientras Trump insistía en que hubo irregularidades en la votación y el conteo de boletas. Los republicanos presentaron demandas en varios estados y anunciaron que estan listos a disputar los resultados. Jueces de Georgia y Michigan desestimaron este jueves las demandas interpuestas por la campaña del presidente Trump, socavando una estrategia legal para atacar la integridad del proceso electoral. 

En Minneapolis, la policía arrestó a más de 600 manifestantes en una carretera interestatal el miércoles por la noche en una protesta contra las amenazas de apelar los resultados de la elección.

En Portland, algunos manifestantes destrozaron las vidrieras de negocios y lanzaron objetos contra la policía. Las autoridades arrestaron a 10 personas. Los agentes confiscaron armas de fuego, municiones, fuegos artificiales, chalecos antibalas y máscaras antigás de las personas que fueron arrestadas. Una de las personas arrestadas tenía un fusil con un cargador, un cuchillo y llevaba un chaleco antibalas, dijo la declaración policial.

La gobernadora de Oregon, Kate Brown, convocó a la Guardia Nacional para lidiar con la situación en Portland, que ha sido escenario de protestas casi todas las noches durante meses.

“Es importante confiar en el proceso y el sistema que ha asegurado elecciones libres y limpias en este país a través de las décadas, incluso en tiempos de grandes crisis”, dijo Brown en una declaración.

“Crear dudas sobre esta elección tiene consecuencias terribles para nuestra democracia”, dijo. “Pienso que somos una sociedad muy polarizada en estos momentos, y me preocupa lo que va a suceder en los próximos días, semanas y meses”, dijo la gobernadora.

En Nueva York, centenares marcharon junto a tiendas de lujo en Manhattan mientras en Chicago los manifestantes desfilaron por el centro y por una calle al otro lado del río de la Trump Tower. También hubo movilizaciones en Los Angeles, Houston, Pittsburgh y San Diego.