Protección de las playas y costas: un asunto complejo sobre el que la ciudad debe decidir en próximo referéndum

La protección y calidad de nuestras playas y de la línea de costa es de todas las iniciativas que se espera cubrir si se aprueba la emisión en Key Biscayne de Bonos de Obligación General, uno de los asuntos donde hay mayor acuerdo, pero también uno de los más complejos.

Teniendo en cuenta los requisitos de permisos y el impacto del aumento del nivel del mar, la solución a largo plazo para las playas será un desafío, según el Director de Resiliencia y Sostenibilidad de Key Biscayne, Dr. Roland Samimy, quien analizó recientemente este asunto en un foro virtual. Saminy explicó que en la protección de la costa se trata de administrar la energía que resulta en la erosión, junto con factores naturales físicos, ecológicos, biológicos y humanos que afectan esos planes de protección.

“Todas estas cosas funcionan juntas, están interconectadas y crean un conjunto complejo de ecuaciones que necesitan ser elaborados para determinar cuál es el mejor enfoque para proteger una costa”, dijo.

La profundidad del lecho rocoso en alta mar y la consistencia del sedimento en el fondo del océano son factores clave en la protección de la costa debido a la energía de las olas, dijo. Los arrecifes naturales en alta mar cubiertos con pastos marinos (sea weed) son la primera línea de defensa y sirven como un disipador efectivo de la energía de las olas al proporcionar estabilidad a los sedimentos, que de otro modo serían blandos y cambiantes. La intensidad y la dirección del viento también influyen en la ecuación. La última pieza del rompecabezas son las corrientes de agua y los movimientos de las mareas, que provocan la migración de arena, agregó.

Este ha sido un factor en los cambios de la costa desde 1852, dijo. Las estrategias de protección de la línea costera varían, según la ubicación, con una “línea costera viva” , o “verde”, preferible. A partir de ahí, las opciones incluyen únicamente la alimentación de arena, la alimentación de arena con vegetación en las dunas, rompeolas sumergidos en alta mar y una estructura de arista o roca perpendicular a la playa que interrumpe el movimiento de la arena.

La nutrición de la playa se ha producido en Key Biscayne desde 1969 y durante un tiempo la isla tuvo muros marinos que finalmente se derrumbaron y fueron reemplazados por dunas, recordó. Los desafíos de los rompeolas sumergidos, además de tener que cumplir con estrictos requisitos de permisos ambientales y mitigación de pastos marinos, es que pueden afectar la circulación del agua y el transporte de arena, a veces depositando arena lejos de la costa existente.

Si los votantes aprueban los bonos de Resiliencia en el referemdum que se presentara en las elecciones de noviembre, estos financiarían $3 millones para proyectos de proteccion de costas, así como un análisis del rompeolas que se requeriría para cualquier estructura fuera de las costas.

El martes 3 de noviembre de 2020, los residentes de Key Biscayne tendrán la oportunidad de votar en el Referéndum sobre Bonos de Obligación General de Resiliencia por un total de $100 millones. Existen muchas críticas y oponentes a esta deuda que asumirá la ciudad. Ver nota Digamos No al Bono de $100 millones.

Otros foros virtuales sobre estos bonos y cómo pueden ayudar a financiar proyectos de aumento del nivel del mar / inundaciones, y enterramiento de infraestructuras, se llevarán a cabo a las 6 p.m. el 3 y 17 de septiembre. Para obtener más información, visite el sitio web vkbresilience.org