Presidente de Brasil, Bolsonaro, quien descreía del virus, ha dado positivo y está bajo tratamiento

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, informó este martes que dio positivo por COVID-19 y comenzó a ser tratado con hidroxicloroquina y azitromicina.

“Acaba de salir [el resultado del test] y ha dado positivo”, anunció el mandatario de 65 años en una declaración desde la residencia oficial en Brasilia.

“El domingo comenzó una breve indisposición”, agregó, y dijo que ahora se siente “perfectamente bien”, al punto de que informó sobre el resultado del examen conversando con los reporteros a menos de dos metros de distancia, aunque con la máscara preceptiva.

Hasta el momento, más de 65.000 brasileños han muerto por COVID-19 y más de 1.500.000 han sido infectados. Ambos números son los segundos totales más altos del mundo, y se consideran menos que la falta de pruebas generalizadas.

El mes pasado, las ciudades y los estados comenzaron a levantar las restricciones que se habían impuesto para controlar la propagación del virus, ya que sus curvas estadísticas de muertes comenzaron a disminuir junto con la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos. Brasil, la sexta nación más poblada del mundo, con más de 210 millones de personas, es uno de los epicentros mundiales de la pandemia.

Durante los últimos meses, Bolsonaro, fue uno de los más escépticos del mundo sobre la gravedad del coronavirus, y ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de “gripecita”, circulando por las calles en plena cuarentena, al asistir a actos públicos sin la máscara preceptiva, abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno.

También ha dicho repetidamente que no hay forma de evitar que el 70% de la población caiga enferma con COVID-19, y que las medidas de las autoridades locales para cerrar la actividad económica en última instancia causarían más dificultades que permitir que el virus siga su curso.

Según explicó este martes, al anunciar el positivo del examen, insistió en que, si bien es necesario “preocuparse con el virus”, también es necesario “cuidar de la economía” y retomar cuanto antes “sea posible” las actividades productivas, porque “el desempleo mata también”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *