Nuevo paquete de ayuda a personas y empresas se demora mientras crece la presión por la crisis financiera y aumento de casos; Europa aprueba un paquete sin precedentes

La carrera para controlar la pandemia de coronavirus adquirió una urgencia aún mayor el lunes cuando la creciente crisis económica chocó con las diferencias en el Congreso, donde los políticos no se ponen de acuerdo en una forma de brindar alivio financiero a los estadounidenses.


Las discusiones en Estados Unidos se desarrollan mientras los líderes de la Unión Europea lograron un acuerdo este martes sobre un presupuesto sin precedentes de 1,8 billones de euros ($ 2,1 billones de dolares) y un fondo de recuperación de coronavirus en Bruselas.

Con el primer paquete de ayuda federal a punto de finalizar, el Congreso estadounidense tratar de acordar otro acuerdo para aliviar la carga financiera de personas y empresas que han sufrido repetidos cierres destinados a contener la propagación del virus.

Los republicanos del Congreso en desacuerdo con los demócratas sobre cuánto dinero es suficiente para un nuevo paquete de rescate también se enfrentan al rechazo de la Casa Blanca. Los líderes republicanos se reunieron con el presidente Donald Trump luego que la Casa Blanca obtuvo unos $ 25 mil millones en el plan del partido que se dedicaría a las pruebas y el rastreo de casos, dijo a la agencia Associated Press un republicano familiarizado con las discusiones.

Los demócratas aprobaron un paquete de $ 3 billones en la Cámara de Representantes, mientras que el plan republicano totaliza alrededor de $ 1 billón. Las apuestas políticas de ambos partidos son muy altas antes de las elecciones de noviembre, especialmente en una nación que registra la mayor cantidad de infecciones y muertes por coronavirus en el mundo.

Con 17 semanas consecutivas de reclamos por desempleo que superan el millón de personas cada semana, muchos hogares enfrentan una crisis de recursos y perdida de la cobertura de seguro de salud. El acuerdo sobre el nuevo paquete de ayuda no podrá demorar ya que el incremento en el número de casos en todo Estados Unidos, está poniendo una presión extra en el sistema médico, la economía y el estado de ánimo de los estadounidenses.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *