Ley de ayuda financiera a personas y empresas sigue a la espera de ser promulgada por Trump, que se opone a firmarla

El presidente Donald Trump no mostraba el domingo indicios de querer promulgar un proyecto de ley de gastos y asistencia financiera por la pandemia de COVID-19, mientras millones perdían ayuda por desempleo y el gobierno se acercaba a un cierre de actividades.

Trump tomó por sorpresa a los miembros de ambos partidos y arruinó meses de negociaciones cuando exigió la semana pasada que el paquete —ya aprobado por la Cámara de Representantes y por el Senado por amplios márgenes— se revisara para incluir cheques de ayuda a COVID más cuantiosos y para que se redujera el gasto.

Si continúa negándose a aprobar la medida, el gobierno federal se quedará sin dinero a las 12:01 a.m. del martes.

Ante las dificultades económicas y una pandemia que se sigue propagando, los legisladores instaron el domingo a Trump a firmar de inmediato la iniciativa de ley y luego hacer que el Congreso haga un seguimiento con más ayuda. Además de las prestaciones por desempleo y los pagos de ayuda a las familias, está en juego el dinero para la distribución de vacunas, negocios, sistemas de transporte público y más. También están en juego las actuales protecciones contra desahucios.

El mandatario arremetió el sábado contra el plan de entregar cheques de asistencia de 600 dólares a la mayoría de los estadounidenses, insistiendo en que deberían ser de 2.000 dólares cada uno. Y criticó las partidas de la iniciativa de gasto público de 1,4 billones de dólares que mantendría al gobierno operando hasta septiembre.