La batalla por el resultado de las elecciones presidenciales en Estados Unidos sigue abierta con nuevas investigaciones y demandas judiciales

La batalla lanzada por el presidente Donald Trump contra el anuncio de triunfo de su contendiente demócrata Joe Biden se mantiene y ha tomado nuevas fuerzas. El fiscal general de Estados Unidos, William Barr, autorizó a los fiscales federales de todo el país a investigar acusaciones de fraude e irregularidades que puedan afectar el resultado electoral.

Barr tomó distancia de las teorías conspirativas del presidente Trump al indicar que “pueden llevarse a cabo si hay acusaciones claras y aparentemente creíbles de irregularidades que, de ser ciertas, pudieran afectar al resultado de la elección en ese Estado”.

“Aunque resulta imperativo que las acusaciones creíbles se estudien en el momento adecuado y de la forma adecuada, también lo es que el Departamento de Justicia se comporte con la prudencia apropiada y mantenga su compromiso absoluto con la justicia y la neutralidad”, señala la nota de Barr, adelantada por Associated Press.

Trump lleva toda la campaña lanzando acusaciones de fraude en el voto por correo, que ha sido masivo en este 2020 marcado por la pandemia. El sábado, cuando Biden fue declarado vencedor al superar el listón de los 270 votos electorales, se negó a reconocer la derrota, y aún no lo ha hecho.

La batalla de Trump tiene al Partido Republicano dividido. Algunos nombres importantes, como el expresidente George W. Bush o el senador y excandidato presidencial Mitt Romney, han felicitado a Biden. Otros, como el recién reelegido senador Lindsey Graham, han sostenido las teorías de fraude de Trump.

Los Estados tienen hasta el 8 de diciembre para resolver las disputas y los miembros del Colegio Electoral se reúnen el 14 de diciembre para completar su voto por el nuevo presidente. Los tribunales inferiores, hasta ahora no han dado lugar a la mayor parte de demandas presentadas hasta ahora en primera instancia, aunque Trump prepara muchas más, dirigidas, básicamente, a los llamados Estados pendulares que esta vez le han dado la espalda.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *