Estados Unidos y la Comunidad Internacional rechazaron elecciones legislativas en Venezuela tras las que Maduro vuelve a controlar la Asamblea Nacional

Captura Imagen de TV

Estados Unidos, la Unión Europea y el Grupo de Lima (que integran Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica Ecuador, El Salvador, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Santa Lucía), reflejaron el lunes el amplio rechazo de la comunidad internacional a los comicios en Venezuela, en los que el presidente Nicolás Maduro recobró el control de la Asamblea Nacional que había perdido hace cinco años contra la oposición.

Washington, estrecho aliado de la oposición, rechazó las elecciones a las que consideró como una “farsa”, y reafirmó en un comunicado del Departamento de Estado el reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela y a la Asamblea Nacional de mayoría opositora.

Guaidó, quien ha sido reconocido como presidente interino de Venezuela por casi 60 países, anunció la víspera que la mayoría opositora de la Asamblea Nacional “seguirá en funciones para lograr elecciones presidenciales y parlamentarias libres”, y agregó que la permanencia en sus cargos la sustentarán en el “principio de continuidad constitucional”.

No está claro, empero, si la mayoría de los congresistas y toda la comunidad internacional, en particular la Unión Europea, respaldarán esa decisión.

El resultado electoral permitió a Maduro fortalecer su poder interno, que ha sido fundamental en los últimos años para enfrentar la crisis y las presiones de la oposición y la comunidad internacional para unas nuevas elecciones presidenciales que hoy lucen remotas. El gobierno de Maduro cuanta como aliados a Rusia, Irán y China.

Los resultados de las elecciones legislativas del domingo dieron al Partido Socialista Unidos de Venezuela (PSUV) y sus organizaciones aliadas 68,4% de los votos mientras que los partidos opositores disidentes lograron 21,67% , según el Consejo Nacional Electoral. El PSUV obtuvo 48 escaños, los sectores opositores y disidentes 9, y el Partido Comunista de Venezuela uno, precisaron las autoridades.

La abstención quedó en 69,5%, superando el 25,75% que se reportó en las legislativas de 2015 cuando participó la coalición opositora, pero quedó por debajo del registro de 2005 cuando la oposición también se ausentó de las votaciones y se dio una abstención de 74,74%.

Guaidó, quien llamó a un boicot en las elecciones alegando que no había condiciones democráticas y que el evento era un “fraude”, aprovechó la escasa participación para desestimar los resultados.

Venezuela se encuentra sumida en una compleja crisis con una recesión que según estimaciones del Fondo Monetario Internacional podría alcanzar este año 25%, y una hiperinflación de cuatro dígitos.