Estados Unidos superó medio millón de fallecidos por Coronavirus

Después de un año que ha ensombrecido los hogares en todo Estados Unidos, la pandemia ha superado un umbral que parecía inimaginable: más de 500.000 fallecidos en el país, un recordatorio de que el virus llega a todas partes y a comunidades de todos los tamaños.

Los expertos advierten que es probable que se registren más de 100.000 muertes adicionales en los próximos meses, a pesar de la enorme campaña de vacunación. Mientras tanto, el trauma del país sigue acumulándose de una forma sin precedentes.

En otras épocas de grandes pérdidas, como los atentados del 11 de septiembre de 2001, los estadounidenses se han unido para hacerle frente a la crisis y consolar a los sobrevivientes. Pero en esta ocasión, la nación está profundamente dividida. Hay una cantidad abrumadora de familias que lidian con la muerte, enfermedades graves y dificultades financieras. Y muchos tienen que hacerlo por cuenta propia, incapaces incluso de organizar funerales.

En las últimas semanas, las muertes a causa del virus han disminuido desde las más de 4.000 reportadas en algunos días de enero hasta un promedio de menos de 1.900 al día.

Sin embargo, medio millón de decesos, la cifra registrada por la Universidad Johns Hopkins, es mayor que la población de Miami o de Kansas City, Missouri. Es casi igual al número de estadounidenses muertos en la Segunda Guerra Mundial, en la Guerra de Corea y en la Guerra de Vietnam juntas. Es como si ocurriera un 11-S diario durante casi seis meses.

La cifra, que representa una de cada cinco muertes reportadas en todo el mundo, ha superado por mucho las primeras proyecciones, las cuales daban por sentado que el gobierno federal y las autoridades estatales implementarían una respuesta amplia y sostenida.

Hacia finales del otoño pasado, 54% de los estadounidenses dijeron que conocían a alguien que había fallecido a causa del COVID-19 o que había sido hospitalizado por la enfermedad, de acuerdo con una encuesta del Centro de Investigaciones Pew.

Las muertes casi se han duplicado desde entonces, luego de que el virus se extendió más allá de las áreas metropolitanas del noreste y noroeste del país la primavera pasada, y azotó las ciudades de la franja sur de la nación en el verano.