Descansar en paz en tiempos de pandemia

POR ANA GONZALEZ *

Sonaría atractivo, si no fuera que tradicionalmente es una frase que corresponde a las
personas que han fallecido.
Descansar en paz es algo que tal vez muchos añoramos en estos tiempos de tanta
controversia, información falsa y deseos de crear conflicto. Se le podría echar la culpa a la inestabilidad provocada por la pandemia. A la crisis del medio ambiente, a la ineficiencia de los lideres políticos, a los absurdos valores que se le han dado a los humanos clasificándolos por colores imposibles, nadie es fisicamente blanco o negro o café, solo en la mente. Contaminada desde la infancia.
Imposible negar que el mundo vive una de las crisis mas complicadas de su historia. El escenario se vuelve caótico y las personas empezamos a desarrollar crisis nerviosas, ansiedades, inseguridad y miedo. Pero acá seguimos, vivitos y coleando, tratando de sobrevivir a la pandemia para volver a la “normalidad”. Claramente, cada día es único e irrepetible así que es obvio que no volveremos a vivir como ayer. Anhelamos los problemas del año pasado porque los que tenemos ahora jamás los imaginamos.
Así que el mundo esta revuelto, infectado por todos lados y pareciera que la paz es una utopía.
Parece que la ecuanimidad, la coherencia y la tranquilidad se han esfumado entre tanta adversidad. Que si el mundo no cambia, estaremos perdidos. Sin embargo existe una teoría que sostiene que el desequilibrio que sufre el mundo está conectado con el desequilibrio fundamental que tiene sus raíces en el corazón del hombre. Por lo tanto es posible que mantener la paz interior genere la paz en nuestra familia, en nuestro trabajo , con nuestros amigos, en fin con las personas con las que convivimos y que con un esfuerzo comunitario se pueda transformar el desasosiego de ciudades y países. Suena utópico pero alentador.

Si la inestabilidad del mundo esta conectada con la inestabilidad de nuestro corazón, la estabilidad de nuestro corazón puede ser la raíz de la estabilidad externa. Como individuo surge la duda de poder contribuir efectivamente para que el mundo sea un lugar sano y agradable para disfrutar la vida. Tenemos la idea de que solo los grandes profetas, pensadores, científicos, líderes, etc, son capaces de cambiar al mundo. Sin embargo todos tenemos el poder de transformar nuestro corazón para encontrar la paz interior, incluso en la adversidad. Se requiere voluntad, convencimiento y constancia. Esta empresa de lograr la paz individual no requiere de estudios, sermones complicados, formulas científicas. Todas las personas estamos capacitadas para encontrar dentro un remanso de serenidad plena que de a poco ira transformando nuestra participación en el mundo.
La división se ha puesto de moda, tomar partido, juzgar, no escuchar, pareciera que todos son expertos en todo y que si alguien piensa distinto, siente distinto, se ve distinto entonces vale menos, está errado, es indeseable. La riqueza de la humanidad esta en la diversidad. Al permitir que el corazón se contamine escuchando a otro que piensa diferente contribuimos al desequilibrio. Por otro lado no hay nada más reparador que convivir con personas que mantienen paz interior. Hacer un esfuerzo para ejercitar el equilibrio interno puede llevarnos a contribuir a que otros también descansen en paz sin perder la vida en ello.

* Ana Gonzalez es escritora y reside en Key Biscayne. Su ultimo libro El Espejo en que me vi, publicado este año, puede conseguirse en Amazon.

4 thoughts on “Descansar en paz en tiempos de pandemia

  1. Por qué no puedo compartir sus artículos en mis redes sociales automáticamente?

    Algunos artículos son tan interesantes!

    Me encantaría que pusieran esa opción en todos sus artículos.

    Gracias!

    1. Hola Marina, gracias por tu interés en compartir los artículos. Si presionas los tres puntos que aparecen del lado superior derecho hay una opción para compartir.

Comments are closed.