Jeffrey Raymond, el profesor de MAST Academy que se convirtió en Key Rat, enseña y se divierte

Por Jonathan Mendez / Especial para Islander News

ENGLISH VERSION

Jeffrey Raymond, o Mr. Raymond para la mayoría de los estudiantes, creció en la pequeña ciudad suburbana de Fairfield, CT, al norte de la ciudad de Nueva York.

Después de la Universidad se embarcó en una carrera de 10 años en la industria de la música, pero eso finalmente perdió su atractivo debido a su naturaleza de “cultura corporativa”, como la define.

Dejó ese trabajo y tomó la audaz decisión de perseguir su nuevo sueño: una carrera en la enseñanza. Después de un viaje a la sede de las Escuelas Públicas de Miami-Dade, le ofrecieron un puesto de profesor, que ha continuado durante 16 años.

Hoy como profesor en MAST, Mr. Raymond se esfuerza por mantener a los estudiantes aprendiendo y riendo.

Después de unos años de hacer el largo viaje a una escuela secundaria en Miami Gardens, consiguió un puesto en el Key Biscayne K-8 Center, donde enseñó durante casi 10 años antes de mudarse a MAST Academy hace tres años.

La enseñanza ha sido un trabajo de ensueño, dice Raymond, que cada día recibe un gran impulso de energía de sus estudiantes. Cada jornada para el profesor es una aventura, comenta, y trabajar con estudiantes tan talentosos hace que su carrera sea exponencialmente más satisfactoria, dice. Cada mañana cuando entra a la escuela y comienza a reír con sus alumnos, se siente revitalizado.

El profesor Raymond actualmente enseña  Gobierno y Política e Historia Europea, los cuales satisfacen sus pasiones por la historia.

Como profesor, Jeffrey Raymond mantiene a sus estudiantes comprometidos con clases apasionadas y bromas divertidas. No es sólo un maestro, sino un mentor y un amigo, que ayuda a sus estudiantes a sentirse cómodos y sobresalir en sus estudios. Para  Raymond, vivir y enseñar en Key Biscayne es algo único.

Un simple viaje a Winn Dixie a menudo lo pone en contacto con estudiantes y padres y, a pesar que le cuesta pasar desapercibido, admite que es genial encontrarse con ex alumnos y ver cómo progresan sus vidas. Otra cosa que le gusta a Raymond Trul es la sensación de pueblo pequeño de Key Biscayne, con la ventaja de poder escapar a la ciudad en un corto viaje en auto. “Si bien todavía soy un New Englander de corazón, vivimos en un lugar hermoso”, dijo. “Y poder salir y jugar golf o ir a la playa durante todo el año me ha convertido en un Key Rat de por vida”.