Congreso de Estados Unidos abre proceso de juicio político a Trump, que pudiera quedar inhabilitado para el futuro

Una mayoría bipartidista de legisladores en la Cámara de Representantes de Estados Unidos votó este miércoles para someter a juicio político al presidente Donald Trump, siete días antes del final de su mandato, por los hechos ocurridos hace una semana en el Capitolio.

Con casi todos los votos contados, 217 legisladores (en una mayoría actual de 433 en la Cámara baja) acusó al mandatario republicano de “incitar a la insurrección”, luego de que en un encendido discurso la semana pasada instara a sus partidarios a marchar hacia el Congreso antes que se certificara la victoria electoral del demócrata Joe Biden.

Al menos 10 republicanos votaron junto con los demócratas que presentaron la acusación. Este cargo contra el mandatario republicano desencadenará un juicio en el Senado, que no se espera que comience sus procedimientos hasta que Trump haya dejado la Casa Blanca.

Con esto Trump se convirtió en el primer presidente en los más de 200 años de existencia de Estados Unidos que es enjuiciado políticamente en dos ocasiones.

El proceso iniciado en la Cámara Baja promete obligar al Senado -ahora en receso- a someter a Trump a un juicio político que se desarrollará cuando el presidente electo, el demócrata Joe Biden, ya esté en el poder, y que por tanto no tendrá como principal objetivo la destitución del mandatario, sino su posible inhabilitación para ejercer futuros cargos políticos. 

Washington volvió hoy a mostrar imágenes impensables para la capital estadounidense con legisladores que debieron estar protegidos por grupos de la Guardia Nacional instalados en el Capitolio como parte de un masivo dispositivo de seguridad.

En una contundente intervención de apertura del debate, la presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, subrayó que Trump “debe irse” ya que es “un peligro claro y presente”.

“Sabemos que el presidente de Estados Unidos incitó esta insurrección, esta rebelión armada contra nuestro país. Debe irse. Es un peligro claro y presente para la nación que todos amamos”, sostuvo Pelosi en el pleno de la Cámara.

Por su parte, la mayoría de la bancada de legisladores republicanos se opuso a la medida bajo el argumento de que el juicio político contra Trump solo contribuye a avivar las llamas de la “división” en los difíciles momentos que atraviesa el país.

“Este no es el camino si queremos recuperar la unidad. Es momento de buscar la curación”, dijo Jeff van Drew, legislador republicano por Nueva Jersey.

Durante las intervenciones, Trump emitió un comunicado en el que pidió a sus seguidores no incurrir en “violencia” ante las múltiples informaciones que apuntan a nuevas concentraciones armadas en distintos estados antes de la investidura, dentro de una semana, del mandatario electo, Joe Biden.