China es el primer país en volver al crecimiento, desde que se inició la pandemia

China se convirtió en la primera gran economía en crecer desde que comenzó la pandemia de coronavirus, registrando una expansión inesperadamente fuerte de 3.2% en el último trimestre a medida que se levantaron los bloqueos impuestos por el virus y se reabrieron fábricas y tiendas.

El crecimiento reportado este jueves es una mejora dramática sobre la contracción del 6.8% del trimestre anterior, el peor desempeño de China desde al menos mediados de los años sesenta. Pero fue la cifra positiva más débil desde que China comenzó a informar un crecimiento trimestral a principios de la década de 1990.

La última cifra “subraya la sólida recuperación por la que atraviesa la economía de China”, dijo Louis Kuijs de Oxford Economics en un informe, citado por la agencia Associated Press. “Esperamos que continúe la recuperación de la economía de China”. La pandemia de coronavirus comenzó en China en diciembre, y su economía fue la primera en cerrar y la primera en comenzar el prolongado proceso de recuperación en marzo después de que el gobernante Partido Comunista declarara la enfermedad bajo control.

“La economía nacional pasó de desacelerarse a crecer en la primera mitad de 2020”, dijo la Oficina Nacional de Estadística en un comunicado. El gobierno ha prometido más apoyo para la creación de empleo y está inyectando dinero en la economía a través de mayores gastos y préstamos bancarios. Pero Pekín ha evitado unirse a Estados Unidos y Japón en el despliegue de paquetes de estímulo de $ 1 billón o más debido a la preocupación de aumentar la deuda china ya alta.

La manufactura y algunas otras industrias están casi de vuelta a los niveles operativos normales. Pero los consumidores, que desconfían de perder sus trabajos, han reducido sus gastos. Los cines y algunos otros negocios aún están cerrados y las restricciones para viajar permanecen vigentes.

Los economistas dicen que es probable que China se recupere más rápido que algunas otras economías importantes debido a la decisión de Beijing de imponer las medidas contra el virus más intensas de la historia. Eso incluyó cortar la mayoría de accesos a las ciudades con un total de 60 millones de personas y suspender el comercio y los viajes.