Avanza en Congreso proyecto de nueva ayuda económica a personas y empresas

La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó a primera hora del sábado un plan de 1,9 billones de dólares para ayudas por la pandemia.

La propuesta del gobierno de Joe Biden para inyectar dinero en efectivo a personas, empresas, estados y ciudades golpeados por el COVID-19 se aprobó con el “sí” casi unánime de su partido, por 219 votos a favor y 212 en contra. La medida pasará ahora al Senado, donde los demócratas parecen empeñados en intentar revivir su propuesta para el sueldo mínimo y donde podría haber disputas por las ayudas estatales y otros asuntos.

El paquete incluye ayuda directa a las pequeñas empresas, $1,400 en cheques directos a los estadounidenses que ganan menos de $75,000 al año, un aumento en el crédito tributario por hijos, financiamiento directo a los gobiernos estatales y locales, financiamiento para las escuelas y más dinero para la distribución de vacunas.

Los demócratas dijeron que la tambaleante economía y el medio millón de vidas estadounidenses perdidas exigen una acción rápida y decisiva, y que los legisladores del Partido Republicano están fuera de sintonía con una población que, según las encuestas, respaldaría en su mayoría el proyecto de ley.

Los republicanos dijeron que la iniciativa era demasiado costosa y que se destinaría muy poco dinero en educación para reabrir las escuelas de inmediato.

“A mis colegas que dicen que este proyecto de ley es audaz, yo les digo que es desmesurado”, afirmó el líder de la minoría en la Cámara de Representantes, el republicano Kevin McCarthy de Californi). “A los que dicen que es urgentes, les digo que no está centrado. A los que dicen que es popular, les digo que es totalmente partidista”.

Los demócratas moderados Jared Golden, de Maine, y Kurt Schrader, de Oregon, fueron los dos únicos que no votaron con su partido.

Esa marcada división partidista está convirtiendo la disputa en un profundo debate sobre el gasto federal para combatir el coronavirus y los mecanismos para reactivar la economía, luego de los 4 billones de dólares aprobados el año pasado.