Andrew Otazo: un enamorado de los manglares que decidió salir a limpiarlos y ha sacado toneladas de basura

ENGLISH VERSION

Andrew Otazo ha explorado el entorno natural desde que tenía 13 años y es un enamorado de los manglares. “El bosque de manglares no se parece a nada en este planeta”, dice ahora con 33 años. “Siempre hay un elenco diferente de personajes. Caí enamorado a primera vista. Vi que siempre estaba cubierto de basura. Me impacto, era muy triste. Me di cuenta de los efectos perjudiciales de la basura. Los animales se lo comen y mueren. Y no solo los animales que viven en esa zona, tambien los peces. A su vez, estamos envenenando nuestros propios cuerpos porque comemos pescado. Y me cansé de ver eso y ver que no se hacia nada al respecto”.

Andrew pasa horas y horas recogiendo basura de los manglares de la zona. Rema hacia Bird Key, hacia Key Biscayne. Ha limpiado el mismo tramo de manglares en Bear Cut Preserve más de 50 veces, pero cada marea alta trae más basura. “Nunca se detendrá”, dice, “hasta que el problema se corte en su origen”. Entonces, sigue remando.

“En algún lugar, hay un pez, un delfín o lo que sea … que está vivo gracias a mi trabajo”, dice satisfecho.

Otazo trabaja en relaciones públicas para una agencia internacional en Miami, pero también es un ambientalista que, los fines de semana, se lanza al agua para limpiar el ecosistema costero del sur de Florida. En los últimos dos años y medio, ha recolectado 11,000 libras, o 5.5 toneladas, de basura, que incluyen: una pasta de dientes sucia de 200 libras de Cuba, una botella de vinagre de Haití, una bolsa para cadáveres vacía, un reflector de un estadio y un proyectil de artillería de 40 mm. Ha encontrado todo tipo de cosas, dijo, de todas partes.

“Me encantan los manglares y tratar de mejorar el medio ambiente”, dijo Otazo. “El punto es educar a otros sobre lo que está sucediendo”. Ese es el objetivo de los videos que realiza y sus posteos en redes sociales. “He dado conferencias en Clemson y Miami. Esa es la parte educativa de lo que hago “. Otazo comparte su trabajo en YouTube con el nombre de cuenta “SFL Nature”. En su canal, Otazo habla sobre convertirse en un activista efectivo y comparte varios videos de exploración de las aguas de Miami. En Instagram y Facebook, bajo su nombre, comparte videos y fotos de su trabajo.

Pero Otazo no se limita a llevar su trabajo al agua. El año pasado y este año, el maratonista y triatleta se llevó el trabajo a las rutas. En 2019, cargó 30 libras de basura de los manglares a lo largo del Maratón de Miami, y luego dirigió un equipo de ocho que arrastró un carrito de basura de 130 libras a lo largo del Maratón de Miami 2020. Los esfuerzos recaudaron más de $30,500 para Miami Waterkeeper para combatir la contaminación marina local. “Nadie me paga por mi trabajo, pero lo hago porque realmente amo nuestros ecosistemas costeros. Desafortunadamente, este trabajo no proporciona seguro médico. Sufrí deshidratación, agotamiento por calor, un tirón, un clavo en un pie, y un esguince de tobillo en el otro, todo en una semana. También hace falta reemplazar constantemente mi equipo porque se estropea”. Para eso Otazo tiene la página de recaudación de fondos Clean Our Coast.