Agua potable en Florida enfrenta una grave situación

ENGLISH VERSION

Las necesidades de agua de Florida en la década que se inicia crecerán un 20 por ciento y las reparaciones y actualizacion de la infraestructura de agua potable costarán $ 18 mil millones, lo que convierte a los recursos hídricos en una prioridad legislativa, segun la Liga de Ciudades de Florida, una organización de defensa que representa a más de 400 ciudades.

Rebecca O’Hara, la abogada general adjunta de la Liga de Ciudades dijo a los periodistas esta semana que Florida enfrenta una “crisis de calidad del agua y deficiencias en el suministro de agua” que debe abordarse ahora para satisfacer las necesidades futuras de agua para consumo humano, tratamiento de aguas residuales, agricultura y sostenibilidad ambiental.

“Esta necesidad es gigantesca”, dijo O’Hara, pidiendo “una evaluación integral, basada en las necesidades” de agua de Florida y un plan para asegurar la financiación para mejorar la calidad y ampliar la capacidad a nivel estatal, regional y local.

O’Hara dijo que el enfoque del estado para la gestión del agua es demasiado político y se basa en “gestión de crisis” en lugar de basarse en las necesidades identificadas, criterios objetivos y asociaciones y coordinación intergubernamentales.

O’Hara citó informes de la Sociedad Estadounidense de Ingenieros Civiles que otorgaron a Florida una calificación “C” en infraestructura de agua potable y estimaron el costo de mejoras y expansión en $ 18 mil millones.

La Encuesta y Evaluación de Necesidades de Infraestructura de Agua Potable de la Agencia de Protección Ambiental informa que Florida necesita mejoras por $ 22 mil millones en infraestructura de aguas residuales este año. Y un informe del Departamento de Protección Ambiental de Florida en 2018 citó 1.700 fuentes de agua deterioradas.

O’Hara dijo que la Liga de las Ciudades estima que Florida necesitará más de $ 48 mil millones en mejoras en los próximos 20 años para satisfacer las necesidades de agua potable, aguas residuales, control de inundaciones, contaminación de nutrientes, restauración de Everglades y erosión de playas y entradas.

El senador Ben Albritton, republicano del centro-sur de Florida, y la representante Kristin Diane Jacobs, demócrata del condado de Broward, patrocinan una legislación (SB 690 y HB 147) que autoriza la evaluación de necesidades de agua y requiere un informe del gobernador y la legislatura cada cinco años para dar un seguimiento a la grave problematica.

Esta historia fue publicada por Florida Phoenix, una organización de noticias sin fines de lucro dedicada a la cobertura del gobierno estatal y la política de Tallahassee.