Un limeño que vive en Key Biscayne tiene su fórmula para vivir 100 años

Antonio Reategui y su esposa Lucy. (Leo Quintana).

Por Marilyn Borroto

ENGLISH VERSION

Para celebrar esta maravilla de que Antonio Reátegui cumplió 100 años, su familia se reunió para desearle una vida aún más larga y feliz.

La celebración se llevó a cabo el día antes de su cumpleaños el 5 de enero para que los mariachis que Antonio tanto ama cantaran “Las Mañanitas” a las 12:01 a.m. del día exacto de su nacimiento.

Antonio dijo que no está sorprendido de haber vivido un centenario porque hizo un pacto con Dios, en el que le dijo que vivirá hasta los 108 “si se porta bien”.

Y eso es lo que planea hacer.

Antonio nació en Lima, Perú, y fue uno de 11 hijos. Wilma, su hija, comentó a Islander News un resumen de su vida y su carrera.

Según Wilma, Antonio siempre fue impulsado a ser emprendedor. A los 17 años había comenzado a jugar, con éxito, en el mercado de valores. Finalmente, aplicó su tenaz inteligencia comercial para abrir Importaciones y Exportaciones Reátegui, importando alimentos enlatados de Holanda, Inglaterra y los EE. UU. para su distribución en todo Perú. También se desempeñó como Secretario de ese país para el Ministro de Educación.

A los 50 años, el éxito de la empresa de importación y exportación le permitió retirarse. Él y su esposa, Lucy, se mudaron permanentemente a Key Biscayne, donde encontraron descanso y una base de operaciones para sus aventuras en el mundo.

Antonio y Lucy tienen otras dos hijas además de Wilma: Sonia, que vive en Key Biscayne, y Norma, que vive en Lima. Tienen cuatro nietos y 10 bisnietos, y todos los miembros de la familia vinieron a celebrar.

Antonio casi se queda sin fiesta, ya que pocos días antes se cayó y fue llevado al hospital, donde lo mantuvieron durante la noche en observación. Afortunadamente, fue liberado a tiempo para disfrutar del festejo.

En su fiesta de cumpleaños, Antonio mostró su amor por el baile. Tan pronto como escuchó al DJ comenzar el “Caballo Viejo” de Roberto Torres, se levantó de su asiento, bailó y no se detuvo hasta que la canción terminó.

“Todos pueden vivir hasta los 100 años”, dijo Antonio. “Pero la clave es saber cómo vivir todos estos años”.

Ahora que la fiesta ha terminado, Antonio volverá a hacer las cosas que le gustan en Key Biscayne como caminar regularmente desde su apartamento en Commodore hasta el Oasis para tomar un cafecito por la mañana. O llegar hasta el 7/11 para tomar una cerveza fría. Y le encanta visitar la playa.

 Por ninguna parte se percibe un bastón para caminar. “Eso es para viejos”, bromea.