Life & Arts

Educación: ¿una carrera a ninguna parte?

Por Ana Gonzalez

Fui a la reunión escolar para buscarle un respiro a mi tarde de martes, salir un poco de la rutina, aprovechando que mi esposo estaba de viaje, y reirme un poco con las amigas. Me hubiera quedado en casa. Salí mareada.

Una carrera hacia ninguna parte, asi se denomina este movimiento que propone una nueva visión ante la crisis educativa. Planteando una critica fuerte al torbellino de tareas y actividades que saturan a los estudiantes de hoy.
El colegio de mis hijos organizó valientemente una reunión para mostrarnos el documental.

Entendí que durante los últimnos años la educación en los Estados Unidos se ha evaluado de acuerdo a los resultados de exámenes estandarizados, los cuales han sido el parámetro para definir la calidad de las escuelas y los sueldos de los profesores. La idea en teoría no sonaba mal, el problema es que la educación se ha limitado a preparar a los estudiantes para pasar un exámen. Olvidandose de fomentar el pensamiento crítico y la capacidad para solucionar problemas. Limitando a los profesores para cumplir con su misión de enseñanza.

Me imagino que para que un pais funcione automatizadamente hay que moldear las mentes creativas en forma de maquinitas capaces de realizar un trabajo que unido a otros trabajos cree un bien común, olvidandose un poco del individuo como tal.
Al haber tantos estudiantes y tan pocas escuelas dispuestas a romper los absurdos esquemas estandarizados se ha generado una competencia absurda entre los niños para lograr ingresar a un buen colegio. Ya no es suficiente tener buenas notas y ser disciplinado, hay que sobresalir en alguún deporte, en algún arte, hacer servicio social, pertenecer a algún club y formar parte de alguna sociedad de alumnos. Y aún asi confiar en la suerte.
Como adultos conscientes e informados, la mayoría de los padres hemos entrado en este torbellino pues queremos para nuestros hijos una buena educación básica que les garantice la entrada a una buena universidad y asi logren incorporarse al sector laboral con un sueldo que les permita, por lo menos, darles a sus hijos una buena educación.

El desarrollo es una parte primordial de los seres humanos. Cuando los padres realizamos que el mundo cada vez es más competitivo comprendemos que nuestros hijos requieren una preparación extraordinaria para poder vivir una vida ordinaria. Sabemos que deben prepararse bien, aunque esto signifique que sacrifiquen un poco de su tiempo haciendo lo que les corresponde: estudiar. Después de todo, comparados con el resto de la población mundial son niños privilegiados, no olvidemos que hay miles de niños que no tienen la oportunidad de asistir a la escuela, otros tantos que ni siquiera reciben alimentación básica o cuentan con un hogar digno. Muchos viven y crecen atormentados por guerras absurdas. Asi que para un chico que debe de sacrificarse estudiando, el sacrificio más bien suena a privilegio.

Sin embargo en el proceso educativo, padres y profesores, hemos ido apagando la curiosidad y la creatividad individual de los niños haciendoles creer que lo único que vale es un buen resultado. Estudiar para sacar buenas notas, hacer deportes para llenar un curriculum, prestar un servicio social para cumplir con las horas requeridas. Trabajar para ganar plata. Les hemos impulsado a Una carrera hacia ninguna parte. Sin duda hemos hecho un buen trabajo porque parece que ahora la juventud iguala el éxito a la riqueza material. Tenemos además gran apoyo de los medios de comunicación y de la sociedad. Todos respaldan esta moción, quien más tiene puede más, es más respetado, más exitoso y por ende más feliz. Hay miles de personas que asi lo creen.

Gracias a Dios y a una educación menos competitiva tengo claro que el camino hacia la felicidad es una falacia, pues la felicidad es el camino mismo, no un destino. Por ello es primordial que dejemos de vivir el futuro y nos concentremos en el presente. Hay un tiempo para todo. Nuestros hijos no repetiran nunca su infancia.

Comprendo que es dificil, en nuestra capacidad humana, pretender vivir el momento sin pensar en el futuro. La experiencia nos ha enseñado que la planificación y la prevensión nos dan una sensación de paz y tranquilidad. Aun cuando sabemos que no podemos controlar ni predecir lo que va a pasar. Ignorar el presente es ignorar el futuro.

No es de extrañarse que el éxito económico sea la meta de muchas personas. El dinero abre muchas puertas: buena alimentación, acceso a la medicina, una buena educación, un lugar seguro donde vivir, etc. Esta es una realidad que en el mundo de hoy no puede negarse.
Sin embargo hay cientos, miles y me atrevo a decir millones de personas que aún con todos estos beneficios y privilegios económicos viven infelices, enfermos e inseguros. Lo que confirma esa trillada frase de que el dinero no compra la felicidad.

El documental, nos mostró como el sistema educativo actual de los Estados Unidos ,esta llevando a los niños a vivir en un grado de stress que es alarmante, los suicidios en adolescentes han aumentado significativamente, asi como la anorexia, el abuso a las drogas, la depresión y también se ha incrementado la deserción escolar.

Nos hicieron ver que la actual crisis económica y política se debe en gran parte a que dicha forma educativa ha generado profesionistas laboralmente incapaces .

Lo que me parece curioso es que el documental, que critica ese inecesario stress fomentado en los niños y adolescentes limitados en su criterio, esta realizado por profesionales egresados de las mejores universidades de los Estados Unidos. Mismas que rechazan a miles de niños “normales” cada año.

Asi que esta claro: algo estamos haciendo mal ¿O no?. Los que creíamos que fomentando la educación en nuestros hijos contribuíamos con la humanidad ahora estamos hechos un nudo pues nos estamos llevando su felicidad y de paso a la sociedad entre las patas. Pero nos lo dice alguien que vivió el mismo camino.

Como en todo, me imagino que lo primordial es encontrar un sano equilibrio, y ese equilibrio al igual que la feclicidad no es un destino sino un constante balanceo para no caer de un lado o del otro, una misón diaria que dura lo que nos dure la vida.
Pues no queremos torturar a los niños pero tampoco limitarlos.

Nos confirman orgullosos y con algo de razón que el mundo no es de los niños que sacan puras A y tienen alto promedio, sino de los que sacan C y son más bien luchones nada más convincente que la foto de un Steve Jobs que estudió tan solo un año la univerdsidad y transformó al mundo (después de leer su biograía dudo que algun padre en su sano jucio anhele tener un hijo tan infeliz) Nos dan ejemplos de otros tantos empresarios exitosos (millonarios) que no pisaron la univeridad, pero se olvidan de mostrar los miles de chicos que deciden dejar el colegio y terminan en situaciones precarias y delictuosas.

El mundo es tan variado y maravilloso que permite hacer miles de documentales convincentes para confirmar teorias opuestas. Mientras los padres nos vamos tambaleando para saber que es lo que conviene, el gobierno, los medios y las instituciones educativas no dejan de confundirnos. Sin duda los profesores tienen uno de los trabajos más complicados, complejos y mal remunerados en nuestra sociedad. Y, al igual que los padres, el poder para construir un buen ser humano o destruirlo.

Creo que la educación sería más facil si pudieramos reconocer que la principal labor de padres y educadores no recae en enseñar a los niños conocimientos sino en ayudarles a descubrir el amor al conociemiento.

Ser padre es una tarea divertida y agotadora que puede llegar a enloquecernos y a que enloquezcamos a nuestros hijos. Creo fielmente que todo lo que los padres hacemos, lo hacemos por amor, por que nuestros hijos sean felices, por su bien. Lo que no queremos jamás es ser uno de esos padres que en el intento de llevar a sus hijos a la felicidad terminen sobreviviendo su suicidio.
Es aquí donde los padres, callamos, escuchamos, cambiamos y obedecemos, nadie por ningún motivo quiere ver a su hijo sufrir, mucho menos quitarse la vida a causa de cosas que debieran ser tan simples como el ir al colegio.

No podemos ignorar las cifras.

Entonces vamos a reuniones, tomamos tila para el mareo, escuchamos, aprendemos nos compadecemos y nos asustamos.
Desafortunadamente nadie tiene la respuesta correcta, porque a diferencia de los examenes estandarizados, la paternidad no se ha podido poner en una estádistica, pues somos seres humanos cambiantes, diferentes, individuales e irrepetibles y lo que funciona para uno no funciona para el otro, incluso dentro del mismo nucleo familiar.
Los hermanos nacidos de los mismos padres, bajo las mismas circunstancias, alimentados con la misma comida y el mismo amor, son seres humanos distintos con distintas necesidades.
Y es en esta verdad en la que se encuentra una respuesta lógica a todo este dilema de educación. La educación no puede ser igual para todas las personas, aún en el mismo salón de clases.
Cada niño es distinto y cada teoría es distinta, siempre habrá alguna que se acomode a nuestro estilo de vida.
He aprendido que una de las principales funciones como padres es observar y escuchar a nuestros hijos y a nuestro corazón. Se escribe mucho se habla mucho, los padres tratamos de acomodarnos a lo que los demás opinan, pero nadie siente por nuestros hijos lo que nosotros sentimos, y si observamos bien y escuchamos con atención podemos aprender a conocer esas maravillosas vidas que se han puesto a nuestro cuidado.
Conociendolos, respetando su individualidad, aceptando su naturaleza podremos tener una mejor idea de que es lo que les conviene y como podemos dejar que vivan la felicidad en el camino de su creciemiento como seres humanos unicos e irrepetibles.

Otras Noticias:

    Print       Email

4 Comments

  1. Sol dice:

    Excelente nota! Me ha hecho reflexionar mucho.

  2. Caleuche dice:

    Ana, como siempre, muy buenas tus notas. Esperamos la próxima

  3. Martha de la Garza dice:

    Querida Ana tus comentarios siempre me hacen pensar. Soy una persona mayor y parto desde mi punto de vista, como padres siempre damos lo mejor para tener hijos mejores, aunque no en todos los casos lo mejor para nosotros es lo mejor para ellos como bien dices somos independientes e irrepetibles lo que nos queda es pedir a Dios que nos ilumine y que nuestro mejor sea el ideal para ellos. Gracias

  4. Randy Lack dice:

    Que buen articulo!! A mi tambien me hizo pensar muchissimo. Y este articulo confirma
    Mis reflexiones! Gracias por compartir!

Gente & Estilos

Dos decadas despues de filmar en Key Biscayne, Jennifer Lopez volvio a los cayos para un video con Gente de Zona

Jennifer López volvio a grabar un video en los cayos a casi dos d[...]

Leer mas >

Life & Arts

Mas diversion para niños: Nuevo circuito para scooters y bicicletas

La Ciudad de Key Biscayne inauguro una nueva pista de biciclet[...]

Leer mas >

Breves Internacionales