Torres de telefonía celular en Key Biscayne generan protestas y polémica

El edificio Cape Florida tiene varias instalaciones de telefonia celular en sus techos, que se observan desde Ocean Club.

Residentes de Key Biscayne protestan contra cuatro torres de telefonía celular que las companías Verizon y T-Mobile instalaron en el techo del edificio Cape Florida, ubicado en Sea View Drive. Y afirman que esas instalaciones afectan su vista, el valor de sus propiedades, y podrían representar un riesgo para la salud por las emisiones de radiofrecuencia.

“Las personas de Key Biscayne deberían preocuparse por estas torres de telefonía celular”, dijo Anna De Sisto, quien ha vivido en Ocean Club Towers durante 20 años. “Si dejamos que las compañías de teléfonos celulares hagan estas cosas, muy pronto nuestra querida isla será un mar de antenas feas”.

Los registros de la ciudad muestran que hay 18 permisos de antenas en techos de 12 sitios en Key Biscayne.

La mayoría pertenece a AT&T; dos pertenecen a Verizon; y MetroPCS, T-Mobile y Sprint tienen una cada uno, según un correo electrónico de un portavoz de la manager de Key Biscayne, Andrea Agha.

De Sisto denunció la falta de aviso público antes de instalar las torres de telefonía celular. Y afirma que los residentes son normalmente notificados antes de que comiencen los proyectos de construcción, pero no fue asi esta vez, dijo. Las torres celulares se instalaron en junio mientras ella estaba fuera, cuidando a su hermano en Italia. “Se necesita mucho tiempo para obtener los permisos de zonificación para construir, incluso una casa para perros o un baño”, dijo Di Sisto. “¿Cómo obtuvieron las empresas las aprobaciones del Village e instalaron torres celulares en un área residencial tan rápido y sin notificación?, preguntó .”

Sin embargo, Augusto Granados, socio del bufete de abogados de Granados Davey LLP, propietario de un condominio en Cape Florida Condo y en ese momento presidente de la Asociación de Propietarios del Club Cape Florida, dijo que el proceso de permisos para esas torres se tramitó durante un período superior a un año. En ese momento torres más nuevas reemplazaron a otras grandes que se instalaron hace más de 20 años, dijo Granados. Las torres más antiguas eran para señales analógicas mientras que las nuevas son para señales digitales, explicó.  

Mike Davey, antes de convertirse en alcalde, era el abogado de la Asociación de Condominios en Cape Florida y representó a la Asociación en las negociaciones de arrendamiento de torres de telefonía celular con Verizon y T-Mobile.

Davey dijo que las torres no eran un nuevo beneficio para la asociación. Las torres anteriores eran propiedad de Sprint que vendio los derechos a Verizon y T-Mobile.

De Sisto vive en el décimo piso de su edificio y puede ver las torres celulares desde su casa, pero aún disfruta de vistas del mar. En cambio, residentes que viven debajo del octavo piso han tenido su vista obstruida, dijo.

Un grupo de residentes se han puesto en contacto con la manager de la Ciudad, Andrea Agha y miembros del Consejo Deliberante para solicitar información sobre las torres de telefonía celular.

La concejal Katie Petros fue la única en responder, segun De Sisto. “Es una situación difícil”, dijo Petros. “Las torres celulares que levantaron no son bonitas. Entendemos que instalar torres de teléfonos celulares ha tenido una consecuencia visual negativa ”. Petros ha discutido el tema con otros miembros del consejo, y lo planteó en una reunión el 15 de octubre pasado. Segun la consejal, el Consejo necesita ajustar las reglas de zonificación y codificación para evitar situaciones como esta en el futuro. Sin embargo, aún no se han tomado medidas. En el lado positivo, señaló Petros, las torres de telefonía celular mejoran el servicio de telefonía celular y la cobertura de Internet para los residentes.

Autoridades de la Ciudad se han reunido con representantes de las companias de telecomunicaciones. “Planeamos compartir a información, escuchar comentarios y ver cuales seran los próximos pasos”, dijo Agha en un correo electrónico. En una carta del 19 de noviembre al editor de Islander News, De Sisto expuso varias preguntas. Por ejemplo, ¿se siguieron las reglas de la Ciudad para permitir las torres? ¿La mayoría de los propietarios del condominio Cape Florida aceptaron la instalación de las torres? ¿La Ciudad siguió los requisitos de notificación del Código de Construcción? ¿Y se realizó un estudio sobre el viento y las emisiones de radiofrecuencia posiblemente peligrosas? En última instancia, De Sisto y otros residentes disgustados quisieran ver las torres de teléfonos celulares trasladadas de esa densa zona residencial. “Un gran número de residentes de Key Biscayne ya se ven afectados de manera muy negativa, y el problema no está en el futuro, es ahora mismo y debe abordarse ahora”, dijo De Sisto en su carta.