Residentes de KB expusieron su preocupación por aumento del tráfico en proyecto de construcción en la entrada de la isla

Abogado Mario Garcia-Serra
Arquitecto del proyecto, Hamed Rodriguez.

La presentación pública del proyecto de desarrollo de un moderno edificio de oficinas y negocios en la entrada de Key Biscayne tuvo una buena recepción en general de parte de residentes de la isla, pero dejó abiertos grandes interrogantes sobre su viabilidad.
Los problemas de tráfico y la compleja circulación de vehículos en esa zona crítica de la ciudad donde se ubicaría este nueva construcción comercial se presentaron como un duro escollo para el equipo de desarrolladores e inversionistas, que presentaron el plan el lunes en un encuentro con más de medio centenar de vecinos en el Beach Club.
Las preguntas de los residentes respecto al proyecto se enfocaron en gran medida en el problema vehicular.
-Como piensan resolver, aumentando el tráfico, el problema de circulación en ese punto?, preguntó un vecino.
“Estamos trabajando con equipos de especialistas en tránsito para ver la forma de afrontar estas preocupaciones”, respondió el abogado Mario Garcia-Serra, que asesora al grupo inversor Ansasi LLC, que firmó un contrato de compra de la propiedad.
“Está contemplado en el proyecto una entrada y salida secundaria por la parte trasera hacia el Harbor Plaza shopping mall”, dijo Hamed Rodriguez, el arquitecto del proyecto “Key Biscayne Gateway”. De esa forma podría descongestionarse la circulación hacia Harbor Drive, indicó.
-Por que el proyecto contempla mayor parte de oficinas que de espacios de retail?, preguntó otro vecino.
“Hemos visto que hay una mayor necesidad de oficinas. La mayor parte están alquiladas actualmente. Creemos que muchas personas de la isla prefieren tener oficina aquí ahora”, dijo Alex Lipzer, agente de Key Biscayne Realty Group, que representa a las inversores.
“El ruido podría ser un problema si en el rooftop se instala un bar”, dijo otro de las asistentes. “Todos recuerdan cuando allí estaba Stefano’s. El nivel de ruido era molesto hasta muy tarde”, agregó. El abogado Garcia-Serra dijo que el restaurant-bar de la terraza tendrá un espacio limitado, y que se contempla que no tenga un alto nivel de ruido.

“La concepción de este desarrollo apunta a poder integrarse lo mejor posible con el entorno natural. Por eso pensamos en aprovechar las bellas vistas desde el rooftop al parque y el mar”, dijo Rodriguez.
“El edificio se ve muy bien, pero nada lo diferencia con otros edificios que se ven por todo Miami. Podríamos esperar algo especial, ya que Key Biscayne es un sitio especial”, comentó otro asistente, el arquitecto Francisco Abarzua.
“El estilo de arquitectura que buscamos es lo que mejor de adecúe al estilo de Key Biscayne, y en eso estamos abiertos a debatir con especialistas y arquitectos locales para dar con la mejor versión posible del proyecto”, dijo Garcia-Serra.
La construcción prevé la entrada y salida de vehículos en el frente del complejo comercial, sobre Crandon Boulevard.
Uno de los mayores desafíos respecto del tráfico es que quienes se dirigen al sitio desde  Key Biscayne deben salir del centro urbano, girar en la rotonda frente al parque Calusa y volver a ingresar por Crandon Boulevard para llegar a la entrada.
Esa complicación en la circulación vehicular, además de la densidad de tráfico en ese tramo de ingreso a la isla, hacen muy difícil un acceso al lugar sin incrementar los congestionamientos y largas filas de autos que se presentan a diario en ese punto de la ciudad.
“Key Biscayne está colapsado de autos y esto tendrá un mayor impacto. Imagínense con más de 200 espacios de parking que contempla este proyecto”, alertó otro vecino.
La respuesta de los desarrolladores volvió a ser que harán un análisis con expertos en tráfico para afrontar este aspecto.
Los dueños actuales del terreno, ES KB LLC un grupo inversor venezolano, compraron la propiedad en 2015 en 15 millones de dólares y pedían 22 millones para su venta. Los compradores, liderador por el grupo Ansasi LLC son inversores mexicanos y dos residentes de Key Biscayne. El monto que pagaron por la operación fue mantenido en reserva.
Tras el contacto con los vecinos para escuchar sus sugerencias y preocupaciones, los compradores realizaran nuevos ajustes al proyecto antes de presentarlo a votación del Consejo Deliberante de Key Biscayne. Si consiguen la aprobación comenzarían la construcción el año entrante con miras a completarla para 2023.