Qué pasa en otros mercados: Uruguay


El marcado de propiedades en Uruguay ha sido uno de los más atractivos en Sudamérica en los últimos años por la variedad de ofertas y la buena apreciación de las propiedades de un año a otro.
De acuerdo a los últimos informes especializados en el sector, se estima que el valor de los inmuebles se mantendrá firme en 2013, pero sin los picos de precios que solían mostrar especialmente casas y apartamentos en Punta del Este y otras areas costeras, o residencias de campo en el departamento de Rocha.

El valor de los inmuebles, medido en dólares corrientes, se mantendrá firme este año aunque seguramente con alzas no mayores a un dígito, lo que representará una importante desaceleración respecto a 2012, cuando los precios crecieron cerca de 12%.
Según una gerente de asesoría económica de Banco Santander, Marcela Bensión, la firmeza de los valores se sustentará en el mantenimiento de políticas monetarias expansivas a nivel internacional, lo que provoca “tasas de interés deprimidas” y continúa haciendo atractivas las inversiones en “ladrillos” junto con otras inversiones reales y financieras.
La firmeza de precios se apoya también en el persistente incremento de los salarios locales en dólares, por el retroceso de esta moneda frente al peso uruguayo.
Bensión señaló que se espera que el número de transacciones inmobiliarias se mantenga menor al exhibido en años previos. Un mayor dinamismo debería provenir de una reducción de los riesgos económicos globales, una oferta crediticia local firme y medidas promovidas por el gobierno en la franja de viviendas medias.
Como factores negativos, se destacan la desaceleración de la economía uruguaya, la menor predisposición a comprar bienes durables por parte de los consumidores, la cierta percepción de que los inmuebles están sobrevalorados en línea con la evolución del peso uruguayo, y el impredecible factor que representa la economía de Argentina, cuyo desempeño tiene siempre una fuerte incidencia en Uruguay.

Comente sobre esta nota