Relatos

Pasatiempo –

pasatiempos

Por Ana Gonzalez

El sábado no teníamos nada que hacer. Parece mentira, pero no había plan. Los niños y los papás de los niños dormimos hasta tarde y disfrutamos de la casa, del descanso, de ese valioso tiempo para perder el tiempo.

Como era de esperarse cada uno de mis familiares se pegó a una pantalla, yo había terminado Dulce enemiga mía de Marcela Serrano, y francamente no estaba lista para adentrarme en otro título, me apetecía escribir, pero no encontré inspiración, así que me pasé dando vueltas por la casa esperando que alguien sugiriera algún plan para ayudarme a perder mi propio tiempo.

Mi esposo se apiadó y bajó un juego en mi Ipad. Confieso que, por falta de la misma, soy enemiga de los juegos de destreza.

Estaba a punto de recordárselo cuando entregándome la tableta anunció con una sonrisa: “Scrabble en español, para ti que te encantan las palabras, puedes jugar contra la computadora, contra algún extraño conectado en la red o contra algún amigo”.

Me sentí algo intimidada ante las opciones y decidí mejor retar a la propia máquina.

-Si presionas aquí puedes ver las reglas del juego.

-Antes leo una novela. Contesté con firmeza.

-Lo bueno es que la tecnología no te permite inventar palabras, sólo las reales valen. Dijo y se fue sin esperar respuesta.

Me quedé pensando si la maquinita iría cambiando y aumentando palabras con la misma velocidad que los seres humanos lo hacen con frecuencia por encontrar corto el vocabulario para expresar los adelantos de la ciencia, la tecnología y la nuevas tendencias.

El juego virtual de Scrabble en español que me ofreció mi esposo se limita a palabras reconocidas por el DRAE (Diccionario de la Real Academia de la lengua Española) reconocida institución que entre otras cosas protege y defiende el lenguaje ante frecuentes aberraciones. ¡Menos mal que no tienen acceso a mis archivos!

Acepté el reto. Me entretuve mucho, no lo niego. Descubrí palabras extrañísimas que todavía no logro poner en frases, aunque me resultó algo exasperante que no reconociera palabras del español mexicano, tan rico por su herencia prehispánica.

Mandé a volar el juego cuando me negó puntos al escribir la palabra México.

Aunque jugaba contra una computadora que no podía escuchar mis quejas, levanté la voz, porque de lo más intimo de mi nacionalismo se desprendió incredulidad y furia.

-¿Será posible que tan distinguido vocablo se excluya del prestigioso diccionario? Si hubiera salido un puño de la pantalla me hubiera asombrado menos y si el mismo me hubiese golpeado no me hubiera dolido tanto.

-¿Cuál? Preguntó sin quitar los ojos de su computadora mi preciosa hija.

-México, la palabra México. Repetí insistente como si la maquinita pudiese reconsiderar.

-Sabes que la palabra México tiene un significado histórico valiosísimo y que aunque ciertamente es de origen Nahuatl, ha sido reconocida siempre en Español.

-¿Qué es Nahuatl? Preguntó sin saber pronunciar adecuadamente.

– Es un idioma prehispánico fascinante y melodioso, se le conoce como lengua suave por su armonía. Mucha gente en México lo sigue usando. Cientos de palabras que usamos a diario tienen su origen en este idioma.

No supe cuanta atención me estaba prestando, pero de mi boca brotaron las palabras que el juego no me permitía escribir.

-México está compuesta de metztli que significa luna, xcitli ombligo ó centro, y co lugar. Por lo que el significado de la palabra México es literalmente ombligo de la luna.

-¿México quiere decir ombligo?, preguntó mi hija.

-Pues mira, la historia dice que al salir de Aztlán, los aztecas buscaron un sitio para establecer una ciudad nueva, el dios Hitzilopochtli les guió hacia el lugar indicado el cual distinguirían al encontrar a un águila parada sobre un nopal devorando una serpiente. Que por cierto es símbolo central de la bandera mexicana.

México, El ombligo de la luna o lo que fue para ellos entonces, el centro del universo. Pues allí establecieron el gran imperio que es ahora el Zócalo capitalino ó centro histórico de la ciudad.

-Hizo una mueca burlona, ¿México es el centro del universo?

-Bueno es lo que creemos que pensaron, pero existe también la teoría poco menos romántica, pero igual de creativa, de que la palabra México se refiere metafóricamente al centro del Lago de la Luna, porque el contorno de los lagos que ocupaban la cuenca de México se parecía a la figura de un conejo, similar a las siluetas que forman las manchas lunares vistas desde la tierra. Y como la gran ciudad fue fundada en el centro de estos lagos, simbólicamente se ubicaba también en el ombligo de la luna.

A diario utilizamos palabras sin saber que cada una tiene un rica historia detrás, conocer su origen es una herramienta eficaz para utilizarlas adecuadamente y apreciarlas dándole al idioma el valor que merece. Son mucho más que un conjunto de letras.

Hablaba mientras escribía y no me di cuenta cuando dejó de escucharme.

Percibí de reojo a mi marido.

-No es tan fácil. ¿Te diste por vencida?, me preguntó burlón al verme al teclado y lejos del Ipad.

-Estoy furiosa, me parece inaceptable que México no sea una palabra reconocida en este estúpido juego.

Después de ardua, pero corta discusión reconozco humildemente que la palabra México, aunque obviamente esta reconocida por el DRAE, no me valió ni un solo punto en Scrabble por tratarse de un nombre propio. Lo cual hubiera descubierto, como me lo han recordado puntualmente, si hubiese leído las reglas del juego.

Que Dios me llene de inspiración porque si se me presentan otros sábados como este estoy tentada a iniciar el DRAN (Diccionario de la Real Academia de la lengua Nahuatl).

    Print       Email

Gente & Estilos

Key Biscayne Piano Festival presenta al gran maestro Jorge Luis Prats

The Key Biscayne Piano Festival se enorgullece de presentar, en su c[...]

Leer mas >

Life & Arts

Ultra trae sus figuras principales para asegurar alta convocatoria

Durante algun tiempo el futuro de ULTRA Music Festival parecia incierto [...]

Leer mas >

Breves Internacionales