Las algas y la planta de tratamiento: cómo hacer frente al grave problema del agua en Key Biscayne?

Por Lyn Dowling / Especial para Islander News

El grave problema de las bacterias que aparecen en el mar en Key Biscayne y provocan el cierre de playas fue analizado y debatido este semana por expertos, concejales y residentes de la isla. Se trata sin duda de un asunto que genera un gran malestar en la población, que ha visto aguas contaminadas y playas afectadas en los últimos meses.

Las razones podrían estar vinculadas a la gran cantidad de sargazo (algas marinas) según algunas opiniones, mientras otros consideraron que la planta de tratamiento de aguas en Virginia Key podría tener alguna vinculación con el problema.

La Administración Nacional Oceanográfica y Atmosférica define el sargazo como “un género de grandes algas pardas que flota en masas isleñas y nunca se adhiere al fondo marino”. Según esa agencia, se trata de un hábitat que “proporciona comida, refugio, y zonas de reproducción para una gran variedad de animales como peces, tortugas marinas, aves marinas, cangrejos, camarones y más”.

Sin embargo, los expertos explicaron que no todo sobre el sargazo es positivo. La abogada Julie Dick, especialista en derecho ambiental, dijo que “en realidad (el sargazo) concentra enterococos”, las bacterias fecales en el agua. Es por eso que Kelly Cox, activista ambiental y asesora general de Miami Waterkeeper, un grupo sin fines de lucro que aboga por el agua limpia, consideró importante saber qué iniciativas hay en marcha para “controlar el sargazo”.

Los últimos meses las playas de Key Biscayne fueron afectadas reiteradamente por bacterias enterococos y materia fecal encontrada en las aguas del área, causando varias alertas de “no nadar”. Los miembros del Consejo Deliberante de Key Biscayne escucharon a los expertos el martes en una reunión y votaron de forma unánime para pedirle fondos al Estado de Florida para sumar a los $750,000 asignados para abordar el problema.

“Por lo que escuché esta noche, el sargazo puede ser una parte importante del problema”, dijo la concejal Katie Petros antes de sugerir que la Ciudad busque dinero del estado. En un meeting previo a la reunión del Consejo participaron Doug Yoder, subdirector de operaciones de agua y aguas residuales del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade (WASD); Samir Elmir, director de salud ambiental e ingeniería del Departamento de Salud de Florida en el condado de Miami Dade; Elizabeth Wheaton, directora de medio ambiente y sostenibilidad de la ciudad de Miami Beach; Alan Dodd, director del Departamento de Resiliencia y Obras Públicas de la Ciudad de Miami; Katherine Hagemann, gerente del programa de resiliencia para el condado de Miami-Dade; y Helene Solo-Gabriele, decana asociada de investigación en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Miami; Ademas de las nombradas Kelly Cox y Julie Dick. La administradora de la ciudad de Key Biscayne, Andrea Agha, moderó las discusiones.

Helene Solo-Gabriele dijo que estudiantes de UM toman mensualmente muestras de agua en varios niveles y ubicaciones, pero también han agregado ahora pruebas de arena. Los científicos ahora reconocen que una fuente importante de bacterias contaminantes es la arena, de la cual el agua absorbe las bacterias.

Elmir explicó las pruebas de agua del Departamento de Salud de Florida que se han realizado desde 2000, y señaló que un resultado de prueba “pobre” ahora es de 70.5 o más enterococos por 100 mililitros de agua marina. Anteriormente, la cantidad necesaria para un resultado “pobre” era 108, y el cambio podría ser una razón para el aumento del número de cierres de playas en los últimos años.

“Por que se bajo el índice de estas pruebas”, preguntó el consejero Luis Lauredo, y agregó que no está seguro de “que la planta de tratamiento de aguas (WASD) en Virginia Key esté fuera” de este problema. Lauredo se preguntó por qué el condado no construye una nueva planta de tratamiento de aguas residuales en lugar de “gastar de $ 2 a $ 3 mil millones (modernizando las instalaciones actuales)”.

Yoder respondió que el costo de construir nuevas plantas de tratamiento de agua sería “astronómico”, y señaló que la instalación de Virginia Key ha sobrevivido a “eventos importantes en el pasado”, incluido el huracán Andrew, y que las reformas la harán aún más resistente.

Muchos residentes que asistían a la reunión, no quedaron satisfechos con las explicaciones. Uno de ellos, Charles Sherman, dijo que “lo que se ha escuchado esta noche es absolutamente deplorable”. Y recordó que en su infancia, varias criaturas marinas, incluidas las estrellas de mar y los caballitos de mar, abundaban en las aguas de Key Biscayne, pero ya no. “Lo que me gustaría saber es quién es el enemigo”, que esta destruyendo las bellezas naturales de Key Biscayne, preguntó.

Otro residente, Javier Muñoz, quien se definió como un entusiasta de los deportes acuáticos, estaba igualmente disgustado. “Estoy sorprendido de ver la gran diferencia entre su información y lo que vemos todos los días en la playa”, dijo al panel. “Vemos heces en la playa. Mi conclusión es que estamos completamente locos (al no tener una solución). No tengo palabras”.

La especialista Julie Dick estuvo de acuerdo que el malestar y enojo de la población con esta situación tiene buenas razones. Y admitió que se trata de un problema complejo y en el que no aparece a la vista “una solución definitiva”.

One thought on “Las algas y la planta de tratamiento: cómo hacer frente al grave problema del agua en Key Biscayne?

  1. Hola creo que soy el residente de KB que hizo este comentario y que está muy activo, con otros residentes más, en hacer que nuestros políticos tomen este tema de contaminación con la seriedad y urgencia que amerita. Mi nombre no es javier muñoz pero XAVIER ARISTIMUNO

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *