Gente & Estilos

Escribía en el cuarto de planchar y ganó el Nobel de Literatura

alice-munroDe niña era una granjera de una familia de escasos recursos que creció bajo la dura educación de un padre inclemente que le inculcó la lectura. Alice Munro, nacida en Wingham (Ontario) en 1931, amaba escribir.
En su casa no había suficiente espacio y se encerraba a crear sus relatos en el cuarto de planchar.
Allí nacieron algunas de las historias de esta maestra del realismo y de los cuentos cortos en los que siempre hay una mujer luchadora y heroína.
El jueves su hija la despertó muy temprano para anunciarle que había ganado el Premio Nobel de Literatura.
“Estoy feliz y muy agradecida y en particular orgullosa de ganar este premio y agradar a tantos canadienses”, declaró en un comunicado.
“Está al nivel de los mejores como Chéjov, Maupassant y Borges”, dijo el escritor español Javier Marías.
”Ella escribe sobre gente normal sin cargar las tintas, y consiguiendo unos niveles de emoción profunda con poco parangón en la literatura actual”, agregó.
Alice Munro es el genio indiscutible de los retratos de la vida cotidiana, capaz de hacernos ver a través de una banal circunstancia toda la gama de nuestras pasiones y de nuestras pequeñas derrotas y victorias.
Se inició en la literatura a los 30 años, con cuentos y relatos que vendía para la radio pública canadiense.
Como madre de tres hijas, ha reconocido la importancia de su madre y de las mujeres que ha conocido en su vida para construir su gran territorio literario.
Hija de una profesora y un granjero, soñaba con ser periodista, pero abandonó los estudios para casarse y ser ama de casa.
La combinación de una estricta educación presbiteriana con la convicción de que no podía ser sólo una ama de casa amalgamaron la vida y obra de Alice Munro.
Se casó muy joven con su primer marido y rápidamente tuvo hijos, pero se negó a acatar el dictado de un entorno social machista y provinciano y empezó a escribir cuentos cuando su prole dormía la siesta, quisieran las niñas o no.
Empezó creando cuentos con la idea de ser novelista cuando sus hijos crecieran y le dejaran más tiempo libre que el de la siesta, pero finalmente se encontró más cómoda en un género que ha llevado a otra dimensión gracias a la complejidad moral de sus personajes, mujeres como ella en su mayoría.
Cuando en 1961, con treinta años y tras publicar algunos de sus cuentos en revistas, The Vancouver Sun le dedicó un reportaje, lo tituló “Ama de casa encuentra tiempo para escribir relatos” y la fotografió junto a sus dos niñas.
Décadas después reconoció que cuando escribía no pensaba en su familia sino en ella misma, buscando un espacio propio más allá del de mujer y madre, y apuntó que sus hijas quizá habrían sido más felices si les hubiese dedicado más tiempo.
La nueva premio Nobel de Literatura tiene fama de ser esquiva con la prensa y los festivales literarios, tanto como lo ha sido con ella el galardón, al que fue favorita en varias ocasiones antes de lograrlo este 2013.

    Print       Email

Gente & Estilos

Candidatos disputaran cargos de alcalde y consejales

Las nuevas autoridades de Key Biscayne quedaran elegidas tras las elecci[...]

Leer mas >

Life & Arts

“La Belleza que nos Rodea”, la propuesta que presenta Commenoz Gallery

“LA BELLEZA QUE NOS RODEA” reune los trabajos de cuatro artistas en la[...]

Leer mas >

Breves Internacionales