Life & Arts

Francisco en México: el desafío de la paz en medio de la violencia

francisco-guadalupana

Por Ana Gonzalez

Aunque las cifras han disminuido en porcentaje a lo largo de los años, más del ochenta por ciento de la población mexicana es católica.
Hace algunos días millones de fieles recibieron con alegría y esperanza a Su Santidad Francisco en México. Se calcula que durante su recorrido por las seis localidades que visitó, mas de nueve millones de personas se acercaron a verlo pasar por las calles y mas de un millón asistió a los encuentros y misas.

Lejos de las reuniones bilaterales y la comodidades, el pontífice exigió un viaje con una apretada agenda social donde se confrontó con los temas mas difíciles del país como son la desigualdad, la pobreza, el crimen organizado, el narcotráfico y sobretodo la vinculación del gobierno y las elites del poder con los abusos y la violencia.

Habló con elocuencia y sencillez en un discurso claro, directo, que no dejaba lugar a duda para entender su mensaje. Le habló claro y fuerte a gobernantes, empresarios y clérigos recordándoles su compromiso con la gente. Haciéndoles ver que el valor de México reside en las personas, especialmente en los jóvenes que son la esperanza y la fuerza. “Un pueblo con juventud, es un pueblo capaz de trasformarse, renovarse, trasformarse…”
Jóvenes que necesitan oportunidades justas y ejemplos sólidos. Jóvenes que requieren un presente de hombres y mujeres honestos.
Habló con simpleza del mensaje del amor, la misericordia y la paz de Cristo, invitando a cada uno a practicar la bondad con el prójimo. Discursos que hicieron eco en miles de creyentes sedientos de mensajes que confirman el verdadero sentido del cristiano.

El pontífice se adentró en lugares remotos como la penitenciaría de Ciudad Juárez y olvidados como la tumba de Samuel Ruiz, en Chiapas. Le quedó claro la geografía del dolor de México, la fidelidad de su pueblo, la corrupción de los poderosos, el daño del narcotráfico, la falta de orden y también la magnitud de la fe mexicana.
Francisco le habló a un pueblo que se yuxtapone en cada encuentro, rostros llenos de amor, esperanza y júbilo que se aglomeran en calles por años descuidadas y reparadas solo con el pretexto de su visita, un maquillaje que no engaña a quién no se deja engañar.

Habló bien y con todos y aunque muchos quisieron que hubiese hablado más, que hubiese sido un aliado personal de todos y cada uno de los que no tienen voz o no encuentran como hacerse escuchar, el Papa tocó millones de corazones que tanta necesidad tenían de claros mensajes de paz, de la grandeza de la misericordia, el perdón. Fue agua fresca en el desierto que atraviesan tantos mexicanos.

Vale la pena releer sus mensajes, compartidos por miles de personas a través de las redes sociales, vale la pena ver cada encuentro con los niños enfermos, con los presos, con los indígenas, vale la pena analizar su mensaje. Vale la pena darse cuenta que en los pocos días que visito tierra mexicana toco con puntualidad los temas mas sinuosos que consternan al país.

Yo solo pude verlo por televisión mientras transmitían en vivo la misa desde la Basílica de Guadalupe el trece de Febrero. Pude escuchar la algarabía mientras se transportaba en su recorrido, escuchar los coros infantiles, pude escuchar en su homilía la dulzura con la que hablaba de la Virgen, de San Juan Diego, de los mexicanos, sin embargo lo que más me movió de toda esta visita fueron sus silencios.
Esa oración silenciosa frente al manto de la Guadalupana que se extendió por varios minutos, que se propagó por toda el templo, por los atrios , las plazas y los jardines aledaños, un silencio largo guardado por mas de 35 mil asistentes y otros tantos millones que lo observamos por televisión.
Un silencio ansiado para el que cansado busca refugio, un silencio sanador para quien tanto ha gritado, un silencio urgente para escuchar la voz de Dios. Un silencio indispensable para renovar y fortalecer.

“Hoy vengo como misionero de misericordia y paz pero también como hijo que quiere rendir homenaje a su madre la Virgen de Guadalupe, y dejarse mirar por ella…”

    Print       Email

Eventos

Key Biscayne Car Week con Emerson Fittipaldi

El 24, 25 y 26 de mayo, se presenta el flamante Key Biscayne Car Wee[...]

Leer mas >

Life & Arts

Ultra trae sus figuras principales para asegurar alta convocatoria

Durante algun tiempo el futuro de ULTRA Music Festival parecia incierto [...]

Leer mas >

Breves Internacionales