Patrizio Landolfi: la fragmentación puede revelar secretos escondidos en la pintura

El reconocido pintor italiano Patrizio Landolfi ha creado una impactante técnica de fragmentación que despierta admiración en críticos de arte por la originalidad de sus propuestas y composiciones. El artista, que ha exhibido sus trabajos en bienales de Venecia y Florencia, entre muchos otros sitios, se presenta en Key Biscayne el martes 10 en una muestra organizada por Iberia Bank. El pintor mantuvo un diálogo con Key Biscayne Portal sobre su obra, sus técnicas y la exhibición que trae a la isla.

¿Como explica la técnica de fragmentación en sus obras?

Generalmente un artista tiene un canvas, allí dibuja o piensa una estructura para un cuadro, pone color y aparece la obra. En mi caso no es así el proceso. Yo preparo mi propio canvas con lino, lo pinto, luego lo destruyo, algunas partes pueden mantenerse, otras no. Luego lo vuelvo a construir y lo destruyo otra vez. Así voy construyendo hasta que al final queda una obra que resulta de una interacción con el canvas, que me devuelve una respuesta en cada etapa y llegamos a una composición. Si uno mirara con una lupa observaría fragmentos y efectos muy interesantes. En una ocasión que estuve en la Bienal de Venecia con otros 20 artistas italianos me preguntaban si podía dar un taller sobre esta técnica y dije que no, es algo que me pertenece, algo único y original.

¿Que presentará en Key Biscayne?

Es un conjunto de seis obras que representan en distinto modo mi identidad como artista. Vivo entre Florencia y Siena, en la Toscana, y muchas personas que vienen a mi estudio en verano son de Estados Unidos y me decían que debía venir a mostrar mi obra.

¿Hay un mensaje en su pintura fragmentada?

Hay un mensaje muy simple, una sola palabra: Felicidad. Creo que en todo arte hay emociones y yo intento transmitirlas, pero el objetivo final es hacer sentir bien a quien observa mi pintura.

¿Cómo se inspira para lograr una composición que no es algo definido sino que usted la imagina?

La inspiración llega en cualquier momento, en cualquier lugar. Cuando imagino algo me lo represento e intento que luego se vea aunque sea en una imagen que no está tan clara. Uno cuando suena tiene una imagen que no es real de las cosas. Puedes ver un bosque, quizás con árboles de oro, pero reconoces que es un bosque. En los sueños nada es real y todo es posible. Así intento que sea mi pintura, que no sea real, pues la realidad ya existe, tengo que hacer algo distinto, pero que sea posible, que puedas reconocer lo que hay allí. También utilizo el arte abstracto contemporáneo como plataforma de lanzamiento ya que puedo convertirlo en algo distinto. Incluso llevarlo a otro tiempo y transformarlo en una obra con aspecto antiguo.

¿Hay un influencia del Hinduismo en su pintura?

Si, desde joven me sentí muy atraído por sus valores. He ido a India muchas veces. En el Om está todo, es un sonido absoluto. Entonces intento que pueda estar presente en mi obra. Que puedas encontrar una energía en medio de la composición y la fragmentación de color, que puedas encontrar esa sensación del Om en un cuadro.

¿Cual es el mejor momento del día para crear?

Creo que hay distintos momentos en el proceso. En mi caso, en el día preparo los canvas, hay más luz y pongo los colores. En la noche, todo está más calmo y puede haber más concentración, más reflexión. Es el momento de terminar de componer, uno se entrega y no se da cuenta de que el tiempo avanza.