¿Es hora de pagar un salario al Alcalde y los Consejales en Key Biscayne?

ENGLISH VERSION

Por H. Frances Reaves, Esq.

Hace cinco años me postulé para el Consejo Deliberante de Key Biscayne. No gané aunque fue una experiencia fabulosa, pero eso es tema para otra columna. Mi pregunta hoy es por qué elegimos un Consejo Deliberante y un Alcalde para la Ciudad, esperamos que escuchen cada pequeño problema que tenemos, pero no les pagamos!

Entiendo que es un trabajo a tiempo parcial, pero también lo es el de un empleado en Starbucks y recibe un salario y beneficios. Sugiero que seria algo logico un salario de $15,000 para los miembros del Consejo y $25,000 para nuestro alcalde. También sugiero que se designen dos empleados dedicados, uno para el Consejo y otro para el Alcalde.

George Washington, el primer presidente de Estados Unidos y el general que dirigió el esfuerzo de guerra para independizarse de Gran Bretaña, no recibió salario. Sin embargo, cuando se le ofreció la presidencia, declaró que aunque “no necesitaba” el dinero, aceptaría un salario para que los futuros presidentes no tuvieran que ser ricos para servir a la nación. Esto plantea la pregunta: ¿solo queremos personas ricas en nuestro Consejo Deliberante? He hablado con algunos de los “padres y madres”, antiguos habitantes de nuestra isla, y hace 39 años cuando se formó la Ciudad el Consejo era visto como un trabajo voluntario a tiempo parcial; algo para el “bien de todos”. En ese momento, la población de Key Biscayne era de alrededor de 6,000 personas. Hoy tenemos 13,187 residentes y poco más de la mitad están registrados para votar.
En la población de la isla se mezclan inmigrantes de muchos países, “snowbirds” llegados del norte, nativos miamenses, habitantes de condominios, propietarios de viviendas, inquilinos, adolescentes y nuestros mayores. El Alcalde y Consejo ahora deben sopesar diferentes intereses, desde parques para perros, paseos, desarrollos inmobiliarios, patrones de tráfico y seguridad pública. En otras palabras, el trabajo voluntario ahora toma mucho más tiempo lejos del “trabajo asalariado” y la “familia”.

Es hora de revisar la idea del salario. El Consejo Deliberante se ha convertido en un “trabajo”, al igual que el Alcalde. Pagamos actualmente a nuestro administrador de la Ciudad más de $200,000 al año. Contratamos un bufete de abogados por un monto de más de $ 500,000 al año para asesorarlo. Y muchos de los empleados de nuestra aldea ganan más de $ 100,000, más beneficios y pensiones. ¡Nuestro Consejo y Alcalde, que, en su mayor parte, gastan dinero para postularse para el trabajo, son voluntarios! Eso es realmente aterrador!

En nuestra constitución como ciudad, el Consejo es responsable de la dirección general y del bienestar de los residentes de Key Biscayne. Los miembros del Consejo también sirven como la agencia de planificación local responsable del Plan general. El Consejo también se sienta como la Junta de Apelaciones de Zonificación. Esa es una increíble cantidad de responsabilidad para cualquier voluntario, y mucho menos para un grupo que tiene el control de un presupuesto de $36 millones. Si le pagamos a nuestro Consejo, podemos, en buena conciencia, responsabilizarlos por sus acciones. ¡También es una forma encantadora de decir gracias por hacer lo que muchos se niegan a hacer, pero son rápidos para criticar!