Distanciados hasta en la Iglesia

Las medidas impuestas para controlar la pandemia de coronavirus han llegado hasta el interior de las iglesias. Este fin de semana, la Iglesia católica de St. Agnes tuvo que cerrar hileras de asientos en todo el templo para que las personas que asisten a las misas estan separadas mas de un metro y medio como recomiendan autoridades sanitarias.

Las misas comenzaron a emitirse online, y el sacerdote Juan Carlos Paguagua, a cargo de la parroquia de Key Biscayne, pidió a los fieles que sigan alimentando su fe, pero que en estos tiempos deben tomar todas las medidas necesarias para resguardarse y cuidarse.

El arzobispado de Miami dijo que aquellos que van a la iglesia no pueden tomarse las manos en el Padrenuestro, dar un saludo de paz con un beso o abrazo, ni recibir la comunión en la boca.

“Son días de hacer de cada hogar un pequeño templo. Y pasar estos días de Cuaresma, como los pasó Jesus en el desierto, fortaleciendo nuestro espíritu en la intimidad de la familia”, comentó un parroquiano.