Life & Arts

Dias de Mundial: Canta y no Llores

papelitos-canta-y-no-llores

Por Ana Gonzalez

Crecí viendo a los hombres de mi familia disfrutando del futbol, recuerdo tardes domingueras jugando en casa de mis abuelos mientras mi papá, mis tíos y mis primos daban instrucciones a los jugadores que aparecían en la pantalla del televisor, gritaban los goles y se deprimían ante las derrotas de sus equipos. Aunque el futbol era parte de nuestra vida cotidiana pasaron muchos años antes de que sintiera esa pasión por el juego más popular del mundo.

En 1982 mi hermana y yo estuvimos en cuarentena por hepatitis, justo durante el mundial de España. Con la actividad física y las visitas limitadas, la lectura y los juegos de futbol por televisión llenaron mis días. Entonces aprendí las reglas del juego y empecé a disfrutar el deporte, pero solo en los mundiales.

No fue sino hasta que mi hijo empezó a jugar que sentí la pasión por otros partidos que no fueran los mundialistas. Cada vez que mi chaparrito sale a la cancha nace en mi esa emoción por el gol y esa tristeza por la derrota que sienten domingo a domingo los aficionados.

No se quien introdujo la pasión futbolera en mi vida, los hombres más importantes en mi vida siempre han estado involucrados en el deporte ya sea como jugadores o como espectadores, el balón y las porterías se inmiscuyeron involuntariamente en mi historia. Lo mismo pasa con cientos de tradiciones que por costumbre vamos aprendiendo a sentir propias sin saber muy bien porque.

Quirino Fidelino Mendoza y Cortés, nació el 10 de mayo de 1862 en el pueblo de Tulyehualco, Xochimilco.

Su padre era el organista de la parroquia, por lo que desde muy pequeño lo acercó a la música y le enseñó a tocar el piano, la flauta, el violín, la guitarra, y por supuesto, el órgano. En su época de juventud empezó también a componer. En aquel entonces la música no era un buen negocio, por lo que su verdadero oficio era ser profesor de primaria, ocupación que también lo hacía muy feliz. Durante los pocos ratos libres que le dejaban la música y la docencia, Quirino gustaba de pasear por la sierra y fue allí donde conoció a Catalina Martínez, una bella mujer con un llamativo lunar junto a la boca, quien lo conquistó y le inspiró la más grande de sus canciones: Cielito lindo. La vida del maestro Quirino Mendoza llegó a su fin el 9 de noviembre de 1957, en la ciudad de México. Sus restos mortales descansan en el Lote de Los Hombres Ilustres de Xochimilco.


Al igual que el futbol, sin saber porqué, las canciones populares fueron inmiscuyéndose en mi historia, aunque el Cielito Lindo nunca fue una de mis favoritas con el tiempo aprendí a valorarla como un símbolo cantado que une a los mexicanos especialmente cuando nos encontramos fuera de nuestra tierra, especialmente durante los mundiales de futbol.

No es secreto que los mexicanos estamos por todos lados sobretodo cuando hay fiesta y que aunque seamos de distintas clases sociales, económicas y culturales a la hora del futbol tenemos una misma pasión, un mismo objetivo y un mismo corazón que se ensancha de alegría con el grito de gol cuando anota nuestra selección. Y todos hemos entonado casi con devoción: Ay, ay, ay, ay, canta y no llores…

Obviamente la pasión futbolera no se limita solo a los mexicanos, muchísimos países tienen cientos de seguidores que esperan que su equipo eleve victorioso la copa de campeones.

Existe una rivalidad impresionante entre los aficionados y los jugadores, hay gritos, patadas, codazos y hasta mordidas. Sin embargo todo sucede en un ambiente de fiesta y alegría que también une al mundo.

Casualmente descubrí que la rivalidad por poner el nombre del país en alto también existe en los orígenes de la canción que con tanto orgullo entonamos los mexicanos pues de acuerdo con Margit Frenk Alatorre, parte de la canción del Cielito Lindo está basada en una seguidilla del escritor español Lope de Vega, Asimismo, la citada Sierra Morena podría referirse a laSierra Morena en España (ubicada entre Extremadura y Andalucía), Aunque también podría aludir a la Sierra Morones en el estado de Zacatecas, México, ya que el compositor tenía antecedentes familiares en ese estado; no obstante, el estribillo sobre dicha serranía española existe en las trovas populares desde antes de la composición. Por otra parte, es posible que, ojitos negros, aluda a la sangre árabe o morisca presente en España, que pasó a Nueva España durante la colonización española y llevó consigo tradiciones como el uso de la guitarra que, junto con las costumbres locales, se convirtieron en parte de la cultura y folclore mexicanos.

Con todo, la canción está registrada ante la Sociedad de Autores y Compositores de México y los herederos de Quirino Mendoza aún cobran los derechos de autor.

De aquí o de allá no importa, después de todo la música y el juego son inventos maravillosos de los seres humanos para exaltar las pasiones.

Otras Noticias:

    Print       Email

1 Comment

  1. Martha de la Garza Heroles dice:

    Como siempre tus narraciones son muy interesantes.Felicidades

Gente & Estilos

Cuidado! El Parque de Key Biscayne presenta muchos peligros. Debería estar cerrado.

El Parque Central de Key Biscayne, conocido como Vil[...]

Leer mas >

Life & Arts

Cuttica presenta por un mes su obra en Key Biscayne

La muestra "The Dimension of No Time" del reconocido artista a[...]

Leer mas >

Breves Internacionales