La mayor preocupación: el agua en Key Biscayne

El estado del agua en las playas de Key Biscayne, cerradas reiteradas veces en los últimos meses por contaminación, es un asunto de gran preocupación para residentes y comerciantes en la isla. La manager de la Ciudad de Key Biscayne, Andrea Agha, informó a los consejeros -en un mensaje que compartió con Islander News- respecto a lo que pudiera estar ocurriendo y los pasos que pueden darse para atender este grave problema.

“El Departamento de Aguas y Cloacas del condado Miami-Dade ha estado monitoreando las condiciones tanto en la planta de tratamiento de agua (ubicada en Virginia Key) como en el sistema cloacal de la ciudad de Key Biscayne debido a la preocupación por las condiciones de la playa. Y aún no han encontrado evidencia que vincule la operación del sistema de aguas residuales con la frecuencia de los cierres de playas.

Las aguas residuales podrían infiltrarse en las aguas subterráneas y ser trasladadas con la marea hacia las playas. Esta es una razón por la que estamos monitoreando los niveles de agua subterránea, en comparación con la elevación de las líneas de alcantarillado. Más recientemente, parece evidente que las mareas extremas han tenido un impacto en términos de inundaciones en las calles que finalmente encuentran su camino de regreso a la bahía”, dijo Andrea Agha.

“Además del trabajo que estamos haciendo con el Departamento de Agua y Cloacas del condado, la Ciudad también está trabajando con la Universidad de Miami en las pruebas de origen bacteriano. Proporcionaremos una actualización sobre esa investigación a medida que esté disponible. En este punto, entendemos que no hay ninguna indicación de la investigación de la Universidad de Miami que definitivamente vincule los problemas de calidad del agua con la infraestructura de la planta de tratamiento cloacal, pero la investigación aún está en proceso.

La manager de la Ciudad, indico que una vez que se cuenten con datos fidedignos se analizara la necesidad de inversiones para atacar este grave problema que golpea en muchos aspectos a nuestra ciudad.

Explicación desde el Condado

Luego que la advertencia de “No contacto con el agua” que incluyó a Key Biscayne, Virginia Key Beach y Fisher Island fue levantada, Jennifer Messemer-Skold del Departamento de Agua y Alcantarillado de Miami-Dade dio detalles sobre este grave problema.

Según informo, las aguas residuales no se desbordaron en vías fluviales adyacentes a la Planta de Tratamiento de Aguas el 12 de octubre, sino que fue agua tratada con cloro.   Contrariamente a los rumores, en ningún momento el sistema de la planta de tratamiento sufrió un salto de línea, agregó. El derrame ocurrió debido a un corte de energía, momento en el cual “fue a la energía del generador” la que se utilizo para restablecer el servicio, pero no pudo hacer mucho con respecto al fluido que ya estaba en el sistema, forzado por la gravedad.

El derrame fue de alrededor de 235,000 galones de agua tratada, de los cuales 200,000 galones se recuperaron antes de que pudiera ingresar al canal. No fue la primera vez que se cerraron las playas de Miami-Dade, pero los cierres anteriores no involucraron la planta de tratamiento o las líneas rotas, dijo. Se emitió un aviso el 3 de octubre después de que las muestras de agua recolectadas en Crandon North Beach, Virginia Key Beach, Key Biscayne Beach Club, Cape Florida y Surfside 93rd Street excedieran el estándar federal y estatal recomendado para enterococcio, la bacteria que indica contaminación fecal. Dichas bacterias pueden ingresar a los desagües pluviales como resultado de la derrames de este tipo, o por aguas residuales de humanos y animales, y las mareas altas, las fuertes lluvias y las inundaciones contribuyen a ello.

“Nuestro departamento está siendo culpado injustamente de estas cosas”, dijo Messemer-Skold. Sin embargo, la preocupación por la calidad del agua es real para todos, dijo Messemer-Skold. A medida que el conteo de bacterias aumentó y disminuyó durante meses, el cierre de playas ha impactado el estilo de vida de la isla y ha generado problemas de salud.

Los residentes de Key Biscayne tendrán la oportunidad de escuchar a los expertos en agua discutir el tema de la calidad durante un taller a las 6 p.m. el 5 de noviembre en el Consejo Deliberante de la ciudad.