Gente & Estilos

Banderas: actor y amante del vino

Antonio Banderas, el bodeguero de Hollywood, no tomaba vino hasta que lo descubrio ya grande. “Yo descubro el vino como un placer tardío, vinculado a la tierra y a sus procesos de creación, y relacionado con tradiciones de nuestra cultura mediterránea”.
Su pasión por la produccion de vino se inicio de manera fortuita, gracias a su familia política.
“Hace unos 10 años, mi cuñada [Tracy Griffith, la hermana de Melanie] se echa un novio español que se dedica al vino. Manolo estudió en la Universidad Davis de California, la más prestigiosa en el tema, y termina siendo ‘sommelier’ de la cadena de hoteles Ritz. Luego decide hacer sus propios vinos en California y se implica en Montsant y Priorat. Y precisamente es con él con quien inicio hace 10 años una conversación sobre el vino que todavía dura. Me apasioné tanto que empecé a madurar la posibilidad de entrar en este mundo, y lo hice: compré cuatro hectáreas en Montsant [Tarragona]”.
Pero pronto, aquella primera incursión le quedó pequeña, y Banderas empezó a buscar un proyecto más ambicioso. Estudió varias opciones hasta que conoció a la familia Ortega, dueños de Anta Bodegas.
Banderas cuenta tambien que el hecho de que ha pasado grandes temporadas de su vida en el campo también le ha ayudado a interesarse por el vino: “A pesar de haber nacido en Málaga, no asocio mis veranos con la playa, sino con el interior, donde parte de mi familia tenía huertos y cultivábamos tomates, patatas… A mí, el campo siempre me ha tirado mucho, y por eso tengo una casa en Aspen (Colorado). Es fundamental para mi salud mental, ya que es mi manera de volver a la naturaleza”.
José Antonio Domínguez Banderas; Málaga, (1960) es hijo de una maestra y de un policía. Dio sus primeros pasos en el cine de la mano de Pedro Almodóvar, director inscrito en la llamada movida madrileña, quien le ofreció el papel de Sadec en Laberinto de pasiones (1982). Aunque el filme no figura entre lo mejor de su director, sirvió para que ambos iniciaran una colaboración intensa e interesante.
Sin duda, la relación de Antonio Banderas con Almodóvar resultó fundamental en su carrera, pues tras la buena acogida de las películas del director manchego, Banderas se convertiría en objeto de la atención de crítica y público, que establecieron una lógica asociación entre ambos.
La popularidad que fue alcanzando y su confianza en sí mismo le llevaron a intentar establecerse en los Estados Unidos. Cumplidos los treinta años, Antonio Banderas supo ir poco a poco abriéndose paso en el complejo entramado del cine estadounidense, carrera que inició como uno de los protagonistas de Los reyes del mambo tocan canciones de amor (1991), de Arnold Glimcher. Su papel había sido ofrecido en principio a Andy García, pero éste le rechazó. En círculos cinematográficos se dijo que esta decisión influyó en la carrera de los dos actores, pues mientras la del actor cubano experimentó un estancamiento, la del español inició un ascenso notorio en el ámbito del cine hispano.
En 1988 se casó con la española Ana Leza, de la que se divorció en 1996. Desde entonces mantiene una relación sentimental con la actriz Melanie Griffith, con la que tiene una hija en común.

    Print       Email

Gente & Estilos

Candidatos disputaran cargos de alcalde y consejales

Las nuevas autoridades de Key Biscayne quedaran elegidas tras las elecci[...]

Leer mas >

Life & Arts

“La Belleza que nos Rodea”, la propuesta que presenta Commenoz Gallery

“LA BELLEZA QUE NOS RODEA” reune los trabajos de cuatro artistas en la[...]

Leer mas >

Breves Internacionales